jueves, 31 de diciembre de 2009

¿Año Nuevo y Buenismo?..... Feliz 2010 !!!

.
..................2010 !!!

Recientemente me hicieron llegar una carta circular de esas que se llevan hoy día, con pensamientos positivos llenos de buenos sentimientos. Las culturas orientales son maestras en esto de las reflexiones que sugieren mucho pero no sabemos muy bien qué dicen, o no dicen nada. – Por estas fechas, con el Año Nuevo, se multiplican las expresiones de buenos sentimientos y los buenos propósitos. La determinación a cambiar algunas cosas y mejorarlas.

Todo eso de los buenos sentimientos está muy bien, pero los buenos sentimientos son una cosa y el “buenismo” es otra. El “buenismo” son los buenos sentimientos que, despojados de su verdadero fondo moral, han devenido en sentimentalismo. - En lo estético, y el “buenismo” es fundamentalmente estético, el “buenismo” es la antítesis de la sobria ascética del misticismo castellano.

El “buenismo” tiene en el Año Nuevo un campo bien anegado, aparte de haberse convertido en una costumbre actualmente muy extendida en Internet. Te envían vídeos y presentaciones con pensamientos y reflexiones acompañadas de hermosos paisajes y fotografías. En ocasiones, con harta frecuencia, paisajes de idílicos panoramas cursis hasta la angustia en donde el autor – hoy se suele decir, “el autor o la autora” -, ha volcado su destreza en el manejo del “photoshop” y ha logrado crear un escenario de campiñas y mariposas revoltosas entre enanitos de Blancanieves y árboles llenos de guirnaldas florales y, si es en Navidad, con nieve, trineos y Santa Clauses. La maestría del autor de la “presentación buenista” puede llegar a poner música de acompañamiento, y terminar de diseñar el tormento al que nos somete haciendo que los letreritos de las sucesivas reflexiones del mensaje, y de los pensamientos que nos envía, lo hagan cayendo en cascada de volteretas, desde una esquina de la pantalla del ordenador, letra a letra, y con lentitud exasperante. - Pero todo esto no es lo malo. Esto, es solo cuestión de gustos.

Lo malo es quedarse en el nivel “sentimentaloide”. - Lo que quiero comentar en estas líneas es precisamente que los buenos sentimientos son solo un buen trampolín, y que si nos quedamos ahí, a ese nivel "sentimentaloide", como frecuentemente suele ocurrir hoy día, venimos a caer en lo que se suele llamar “buenismo”.

Nada tengo en contra de los buenos sentimientos. Quizá, de alguna de las formas edulcoradas y empalagosas que adquieren para hacérnoslos llegar, pero nada en contra de los buenos sentimientos. Muy al contrario, como he dicho, creo que son un buen punto de partida pero, nada más que eso, punto de partida.

Todos sabemos que una frecuente estrategia de captación comercial y social consiste en intentar conseguir adeptos a cualquier causa o producto vendiendo la mercancía envuelta en papel de regalo, con formas agradables y atractivas. ¿Cómo se iba a vender de otra manera? - Nada malo con ello, todos intentamos presentar, y presentarnos, de forma agradable, caer bien a los demás. En alguna forma, podríamos decir que en nuestras relaciones personales siempre tratamos de “vendernos a los demás”. Es una característica normal de la naturaleza humana, asumible siempre que no caiga en la patología del que, a toda costa y en toda circunstancia, quiere ser obsequioso a todo el mundo. Lo malo es cuando esta habilidad de las buenas formas se utiliza para vender mercancía averiada, para engañar, o se encuentra vacía de cualquier otro contenido, cuando nos quedamos solo en las formas, como muchas veces parece ocurrir.

Decía que si nos quedamos ahí, a ese nivel "sentimentaloide", caemos en el “buenismo” superficial incapaz de adquirir profundidad o de elevarse en altura. En el mejor de los casos, ni profundiza en la verdad de las cosas ni se eleva hasta realidades y principios de espiritualidad verdadera.– En el peor de los casos, el “buenísimo sentimental” puede maquillar circunstancias que no son de recibo, circunstancias acreedoras de aquella réplica que una vez escuche ante un intento de pasar mercancía falsa con buenas formas: “Suena bien pero es mentira”.

En las personas, el “buenismo sentimentaloide” suele adolecer de cimientos firmes. Por ese “buenismo”, las personas se suelen dejar llevar fácilmente a cualquier lugar donde suene música, cualquiera que sea este sitio. Ese es el gran riesgo: Suena buena música pero, en el mejor de los casos, solo eso.

El otro día recibí un largo y extenuante mensaje que, entre otras muchas reflexiones “buenistas”, decía: “…. Cuando algún día me oigas decir que ya no quiero vivir y solo quiero morir, no te enfades. Algún día entenderás que esto no tiene que ver con tu cariño o cuanto te ame. Trata de comprender que ya no vivo que sobre vivo, y eso no es vivir.”…….. ¿Qué está sugiriendo el mensajito de marras? ¿Qué le administremos al lírico trovador un “chute” que le asegure el pasaporte para el otro mundo? – Esta reflexión de súplica “buenista” puede llegar a oídos sin claros principios morales fundamentales como son el Cuarto Mandamiento de la Ley de Dios: “Honrarás padre y madre”, o como el Quinto: “No matarás”. Sin estos principios bien asentados, el “consejito” puede terminar en un drama digno de la Grecia Clásica.

¿Estoy en contra de los buenos sentimientos? En absoluto. No me cansaré en insistir que son un excelente punto de partida pero que, por sí mismos, no tienen recorrido, o lo pueden tener muy malo. El nivel sentimental es necesario pero no suficiente, pues requiere que previamente disfrutemos de unas firmes creencias y unos sólidos principios morales en los que asentarlos y ejercerlos. Si esas creencias y principios no existen de antemano, los buenos sentimientos, el “buenismo sentimentaloide” se quedará en manejo del “photoshop” para crear paisajes de verdes campiñas y mariposas revoltosas entre árboles llenos de guirnaldas florales para atormentar a nuestros amigos de Internet. Nada más, en el mejor de los casos.

¿Feliz y Buenista 2010?..... No !!!

……..Feliz y Buen Año 2010 a todos los amigos que me acompañáis con la lectura y comentarios a estas notas !!!





jueves, 24 de diciembre de 2009

¿Navidad y Aborto?........Feliz Navidad !!!

.

Posiblemente, quizá, entre tanto tráfico, tantos regalos, tanto muérdago y tantos abortos, algunos hayan olvidado que Navidad viene de Natividad, que significa nacimiento y vida, familia y cercanía. Sí, el nacimiento de una nueva vida que llega entre nosotros para formar una familia. Sí, el mejor y gran regalo, de entre todos los regalos, que nos puedan haber hecho nuestros padres. El mejor y gran regalo, de entre todos los regalos, que podamos haber hecho a nuestros hijos.

No hay términos tan opuestos, tan antagónicos y contradictorios como Navidad y Aborto. Son dos términos, dos hechos, que se repugnan entre sí.

La Navidad celebra y acoge el Nacimiento de Jesús, la Nueva Vida que funda la familia cristiana. La familia por antonomasia. El aborto lamenta y repudia, sin poder celebrar ni acoger nada.

Celebración y acogida frente a lamento y repudio, dos actitudes personales en la vida y ante la vida. Dos actitudes que marcan toda una diferencia: Amor y abrazo al prójimo, al otro yo, con la humildad y sencillez de sentirnos miembros de una misma familia, frente al egoísmo y rechazo al prójimo, al otro yo, con la soberbia y arrogancia, aunque sea inconsciente, del que repudia en soledad ……….. Porque ante la llegada de una nueva vida, solo cabe negro sobre blanco. Puede haber preocupación y dificultades, puede haber incertidumbre, puede haber dolor, pero no debe de haber dudas ni medias tintas. Porque la más pobre de las vidas siempre será vida, o no será.

El aborto es en si mismo un rechazo y un sinsentido a toda existencia, a todo sentido de familia. Una vida que quiso ser y no le dejaron. - La Navidad celebra la vida, y la vida es la que da sentido a nuestra existencia como parte de la familia humana.

El aborto nos encierra en la ignorancia y en todo intento de comprensión y cercanía para con esas madres que necesitan una mano amiga que las acompañe en su maternidad, no una mano al cuello en nombre de una pretendida salud sexual que suena bien pero es mentira. - La Navidad, el Nacimiento, celebra la existencia de la vida en la Verdad, y la vida en la Verdad es la que da sentido a todo lo que no entendemos.

La Navidad es todo lo contrario de mucho de lo que nos pasa hoy día en la vida pública de la España oficial, ese remedo de España en el que algunos pretenden cambiar las fiestas de Navidad por las del “Solsticio de Invierno”, retirar los crucifijos, manipular la educación de nuestros hijos, y fomentar el aborto y la eutanasia. Menudo progreso el del “Estado y Sociedad de Bienestar” !!! - También, la Navidad es todo lo contrario de ese sentimentalismo buenista y exagerado lleno de confitería y consumismo que nos llega lleno de flores de Pascua, moqueta roja y muérdago. No, no es eso, la verdadera Navidad es mucho más modesta y humilde, más barata y casera, pero más rica, porque es vida en familia.

La primera Navidad, la del Nacimiento de Jesús en Belén, hace ya más de dos mil años, inauguró un Camino de Verdad y Vida que, ya desde entonces, algunos quieren abortar. No, no es coincidencia que muchos de los que rechazan a Cristo, aquellos cristófobos que todavía quieren abortarle y ya nunca podrán, sean los mismos que propugnan el aborto en nuestra sociedad. – No, no es coincidencia casual, es coincidencia de estrategia y planificación, coincidencia de intención.

Con la aprobación de la Ley del Aborto en las Cortes, y la ofensiva mundial de los pro-abortistas, no está siendo un buen año para la Natividad, pero hoy queremos quedarnos y transmitir la alegría sólida y serena, la esperanza firme que nos ofrece la seguridad de que la contienda por la Vida y la Familia la vamos a ganar. Porque es un valor al que me refería un par de semanas atrás como “valor frontera” en el que no cabe la condescendencia, un valor del que nunca haremos renuncia.

Que no se confunda nadie, los cristianos queremos y estamos dispuestos a compartir los valores de la Vida y la Familia que la Navidad representa, pero también a dar la vida por ellos si fuera necesario. Que nadie confunda la fortaleza del Amor cristiano con intransigencia y dogmatismo. Que nadie confunda la generosidad del Amor cristiano con el entreguismo y el sentimentalismo laicista.

Posiblemente, quizá, entre tanto tráfico, tantos regalos, tanto muérdago y tantos abortos, algunos hayan olvidado que Navidad viene de Natividad, que significa nacimiento y vida, familia y cercanía….. Quizá, a algunos, nadie les haya dicho nunca lo que eso significa, incluso que no se lo hayan querido decir, peor, que sean ellos los que no quieren saber lo que la Navidad significa, o que quieran abortar a sus hijos para que estos no puedan saberlo jamás.

¿Navidad y Aborto? ¿Dos opciones en la vida?...... No, solo una de ellas es opción de vida…… ¿Qué es lo que celebran en Navidad los que apoyan el aborto?

Feliz NAVIDAD 2009…....…, Feliz Nacimiento !!!

Feliz 2010 !!!…..… Por
la Vida y la Familia en 2010 !!!

NO Regales Aborto
…., Regala Vida !!! .... Regala Familia !!!



video........ video

Veni, veni, Emmanuel ............. Un Niño Que Cambió El Mundo

.

sábado, 19 de diciembre de 2009

El Aborto: Totalitarismo Siglo XX en Versión 2.0

.

Hace unos días, en una de las muchas tertulias televisivas, se discutía sobre el aborto, tema que nuestro Gobierno nos sirve a los españoles como parte de su proyecto de desestructuración social, junto con la “cristofobia” y el recorte de libertades, por si no tenemos bastante con enfrentarnos a la crisis económica y queremos entretenernos en casa, ya que en el trabajo a muchos ya no les es posible. Es en lo que se resume lo que vienen en llamar "El Estado de Bienestar".

Uno de los participantes en la tertulia, defensor de la vida, se refería al aborto en términos de “homicidio”; el otro contertulio hablaba de “interrupción del embarazo”. Las posturas se encresparon, y en la Moncloa debían estar celebrándolo con cava del tripartito catalán. Pero, de los dos contertulios, quien más se molestaba por la forma de referirse al aborto era el que estaba a favor del mismo. Es lógico, se sentía calificado como “homicida”, mientras que el defensor de la vida solo podía sentirse acusado por falta de sensibilidad sobre la “salud sexual y reproductiva de la mujer”. Acusación, esta última, la mar de elíptica a la par que estrafalaria: Si se pretende que el aborto viene a proteger la buena salud sexual y reproductiva, ¿viene el embarazo a representar la mala salud sexual y reproductiva?.... Lo que empieza por ser un aborto es el nombrecito de la retrógrada ley.

No deja de llamar la atención que en este asunto, las dos posturas básicas con respecto al aborto, de manera especial la de aquellos que son defensores del aborto, se alineen con partidos y posiciones políticas más que con concepciones éticas. – Esta circunstancia da idea de la pobreza moral de gran parte de nuestra sociedad, que parece atender más a criterios de seguidísimo y oportunismo político que a convicciones morales.

¿Por qué unos hablan de homicidio y otros de un simple proceso de interrupción del embarazo? – Además de la existencia de certezas científicas que evidencian la existencia de vida en el “nasciturus” desde la misma concepción, y al margen de esa repugnante subasta de plazos, ya resulta elocuente y revelador que la espontaneidad del leguaje corriente haga que los defensores de la vida se refieran abiertamente al aborto, por lo menos, como homicidio, mientras que los defensores del aborto se escondan detrás del eufemísmo de la “interrupción voluntaria del embarazo”. Una interrupción que no interrumpe, sino que aniquila definitivamente el proceso, y una voluntariedad a la que la víctima llega forzada por la dolorosa situación. Curiosa interrupción y curiosa voluntariedad.

Mientras que los defensores de la vida, cruda y descarnadamente presentan el hecho incuestionable de una muerte provocada, un homicidio, los segundos tienen que recurrir a circunloquios y arabescos laterales para autojustificarse en su postura pro-abortista.

Mientras que los defensores de la vida solo tienen que recurrir al sencillo y universal argumento de querer defender el primigenio derecho a la vida, sin más, los defensores del aborto no solo tienen que acudir a utilizar eufemismos y trampas lingüísticas, sino que pretenden justificar su injustificable postura con apelaciones a derechos de segundo y tercer orden, tales como las circunstancias de necesidad socio-económica o la de un falso derecho de “libertad de elección” (la postura “Pro-Choice”) - ¿Desde cuando un indeseable mal de necesidad social o económica, que son los que debían resolver las autoridades, puede justificar el mal mayor que representa la muerte de un ser con vida? ¿Desde cuando un pretendido y viciado derecho de elección personal puede justificar el mal intrínseco que representa la muerte de otro ser?

Y si no hay interrupción ni voluntariedad, el aborto es sin lugar a dudas, ni plazos, un homicidio. No es una cuestión de diferentes sensibilidades, es el hecho irrefutable de un homicidio provocado. ¿Un homicidio o un asesinato? – Para aquellos que todavía guardan algo de ella, aquí entramos en el terreno de la conciencia personal y de la responsabilidad moral y, en este terreno, va a depender de la conciencia de la persona.

Sin dar oído a charlatanes de feria o de Gobierno, cuando exista conciencia de que el aborto trunca un ser con vida, ese homicidio se convierte en asesinato, el homicida en asesino, y el que lo apoya en colaborador del asesino.

Acaban de aprobar la tramitación de la nueva ley. Fuera de disquisiciones políticas, las dos posturas no solo son políticas sino morales en cuanto a un asunto que implica para los no creyentes una transgresión de los Derechos Humanos, y para los cristianos creyentes la transgresión del Quinto Mandamiento. Para ambos, la responsabilidad de las miles de muertes que la nueva ley viene a propiciar y amparar.

Al igual que en la tecnología informática sustituyó los grandes Centros de Cálculo centralizados por ordenadores personales cercanos al usuario, la “Industria de la Muerte” ha descentralizado el “Centro de Exterminio de Auschwitz” de la Alemania nazi para sustituirlo por numerosos “Centros Abortorios” próximos al usuario. Ese es el progreso de los progresistas.

Cada persona con responsabilidad se las tendrá que ver con su conciencia. Se lo tendrán que plantear con rigor y en conciencia, o bien cerrar los ojos y seguir mirando para otro lado, normalmente el de la coartada de su servidumbre política, o hacérselo mirar.

Lo siento por el contertulio que apelaba a la “interrupción voluntaria del embarazo”, así como por todos aquellos que piensan y apoyan la nueva ley con su inconsciencia. Lo siento por aquellos que sufren de “interrupción de la sensibilidad ética o moral”, o aquellos que sufren de sensibilidad gruesa, políticos y diputados pro-abortistas, preocupados por la muerte del toro de lidia e hipersensibles al cambio climático. A todos ellos, que no atienden a razones morales, se lo tenemos que exponer en Román Paladino (Aclaración para los Sres. de la ceja: “en román paladino” quiere decir en lenguaje llano): Cada uno de los 184 diputados que han votado en favor del aborto sale a 630 muertes anuales. Al “jefe” y a los electores de esos diputados les corresponden el total de las 115.812 muertes habidas en 2008. – Si no abandonan su inmoral proyecto en 2009 la cifra será mayor, y en 2010, con la nueva ley, alcanzarán otro record de homicidios, sin mucho ruido, en el silencio de las conciencias de un siniestro quirófano, en el silencio de las conciencias de un siniestro hemiciclo, en el silencio de las conciencias de muchos votantes.

Demasiado crudo y espeluznante el espectáculo de esta plaza de toros en la que se ha convertido el hemiciclo de las Cortes de España, pero así de cruel es y no de otra manera.

Sin estridencias, pero sin anestesia social y con la claridad de los hechos, por la dictadura de una mayoría, el Congreso de los Diputados ha aprobado una ley injusta que no respeta la vida y está a favor de la muerte. Los admiradores del exterminador nazi Dr. Mengele (El “Ángel de la Muerte”) deben estar celebrando el ser pioneros de esta “Cultura de la Muerte”. - Con una tecnología política maquillada de democracia, y con una ingeniería de marketing social mucho más desarrollada, el totalitarismo del pasado siglo XX parece que no ha desaparecido sino que está mal enterrado.



Pensemos que es mil veces peor el propio hecho del aborto que lo
desagradable que es su reproducción fotográfica

ESTE BLOG PRETENDE MANTENER UN ENRIQUECEDOR INTERCAMBIO DE PUNTOS DE VISTA, MODERADO POR EL AUTOR (fromspanya).

POR ELLO, CADA VEZ QUE SE PUBLIQUE UNA NUEVA ENTRADA, EL AUTOR (fromspanya) APORTARÁ SUS OBSERVACIONES A LOS COMENTARIOS QUE SE HAYAN PODIDO HACER A LAS DIVERSAS ENTRADAS, SIEMPRE QUE ELLO RESULTE PERTINENTE.

LOS LECTORES PODRÁN SEGUIR HACIENDO COMENTARIOS, EN TANTO EN CUANTO LO CONSIDEREN OPORTUNO.





.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Los Cuatro “Valores Frontera”

.
.
No conozco valores superiores a la verdad y a la vida, en ellos consiste el bien. Les siguen, en la eficacia de su aplicación, la Justicia y la Libertad. - Así reza el subtítulo de este blog.

Tener conciencia de que la verdad y la vida, como valores primigenios, se encuentran en la cima de la jerarquía, por encima de todo otro valor, sirve como herramienta de análisis rápido, siempre a mano y sin necesidad de profundas consideraciones, para desmontar mantras ideológicos y descubrir trampas lingüísticas, falacias, demagogias y estafas intelectuales, engaños sociales y políticos que hoy día se nos imponen como verdaderos axiomas a cada paso que damos.

Tener conciencia de que los valores de la verdad y la vida son la esencia del bien, y que su inmediata aplicación a los asuntos de nuestro quehacer cotidiano conlleva, necesariamente, condiciones de Justicia y Libertad, nos permite establecer los cuatro puntos cardinales de nuestra brújula de viaje por la vida. Estos cuatro valores son los “valores frontera”, los cuatro criterios con los que es necesario confrontar toda circunstancia. Tanto más, cuanto más compleja. – Si de entrada, alguno de estos cuatro ingredientes aparece comprometido de alguna forma en un proyecto o en algún postulado, o si se muestran difusos y sombríos en alguna situación, programa o acontecimiento que debamos valorar, sea del tipo que sea, ya podemos empezar a sospechar de su legitimidad sin mucho riesgo de errar.

Es por todo ello, por lo que no podemos considerar legítimas ni aceptables las propuestas que vienen de aquellos que comprometen el valor de la verdad con la utilización de la mentira, con la perversión del lenguaje y con la corrupción del sentido de las palabras, de aquellos que presentan una realidad que no es tal realidad, y que solo son un engaño interesado y oportunista. - No, no son propuestas de recibo. Seguro que no proceden de gentes de fiar.

Es por todo ello, por lo que no podemos considerar legítimas ni aceptables las propuestas que vienen de aquellos que comprometen el valor de la vida con la muerte más o menos disfrazada de derecho a la salud reproductiva de la mujer, como ocurre con el genocidio del aborto, o de derecho a una muerte digna, como ocurre con la eutanasia. - No, no son propuestas de recibo. Seguro que no proceden de gentes de fiar.

Es por todo ello, por lo que no podemos considerar legítimas ni aceptables las propuestas que vienen de aquellos que comprometen el valor de la Justicia confundiendo Justicia con igualdad. Aquellos que nos quieren vender una injusticia disfrazada de derecho a la igualdad. Son las propuestas de aquellos que ignoran la legítima igualdad de derechos y oportunidades de los ciudadanos pero, sin embargo, proponen una igualdad, disfrazada de derecho, para todo aquello que significa menoscabo del mérito, de la iniciativa y de la creatividad individual. - Son las propuestas de aquellos que comprometen la Justicia manipulándola con fraude de ley. Son las propuestas de aquellos que se sitúan lejos de la Justicia independiente que exige toda democracia. - No, no son propuestas de recibo. Seguro que no proceden de gentes de fiar.

Es por todo ello, por lo que no podemos considerar legítimas ni fiables las propuestas que vienen de aquellos que comprometen el valor de la Libertad con un intervencionismo dirigista plagado de favoritismos e intereses, lleno de restricciones y prohibiciones camufladas de regulaciones, normas, ordenamientos, cánones, impuestos, arbitrios, normas, derechos, reglamentos, ordenanzas, estatutos, como ocurre con todos los dirigismos con los que quieren ponerse al volante de nuestras vidas. - No, no son propuestas de recibo. Seguro que no proceden de gentes de fiar.

Es fácil reconocer a los que mienten constantemente. Es fácil reconocer a los que proclaman la “Cultura de la Muerte”. Es fácil reconocer a los que venden igualitarismo en vez de Justicia. Es fácil reconocer a los que restringen libertades. – Seguro que no son gentes de fiar, que no son gente de bien.

En estos cuatro “Valores Frontera" compuestos por la verdad y la vida, la Justicia y la Libertad, no podemos ni debemos transigir. Todos ellos están comprometidos entre sí y tienen una unidad de coherencia y consistencia. Ceder en uno de ellos es ceder en todos, es consentir y condescender con la perversidad y la maldad. El Test de los Cuatro “Valores Frontera” consiste en asegurarnos de que todos y cada uno de estos valores nunca están ausentes, ni quedan comprometidos en cualquiera que sea la situación o propuesta. Este “test” nos permitirá establecer un criterio de opinión responsable para todas aquellas decisiones que requieran agilidad en la toma de una postura moral.

En próximas reflexiones, tendremos oportunidad de dedicar algunas consideraciones a cada uno de estos valores.

Es claro que condescender con la verdad es transigir con la mentira, condescender con la vida es transigir con la muerte, condescender con la Justicia es transigir con la injusticia, y condescender con la Libertad es transigir con la tiranía. - No obstante, los perversos y relativistas morales reclaman que esta forma de ver las cosas, no condescender en estos valores, refleja intolerancia y dogmatismo. Claro, ¿Qué otra cosa van a decir desde la perversidad y el relativismo moral?

Epílogo para creyentes: “No conozco valores superiores a la Verdad y a la Vida, en ellos consiste el Bien”……… es lo que, cuando ejercemos estos valores con el prójimo, los cristianos llamamos Amor, algo bastante más sublime que la solidaridad.


.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Aborto, Ley Natural y Sentido Común

.

Sin pretender epatar ni enmendar nada a las ajustadas declaraciones de Mayor Oreja, sino elaborar sobre sus constataciones acerca de la ley del aborto, me permito un par de notas sobre las mismas.

Dice Mayor Oreja que el aborto es un delito no "porque lo diga la Iglesia sino porque así lo recoge la propia Ley". – Me permito ampliar su comentario en que, asimismo, la Ley contempla el aborto como un delito no solo porque así se legisló un día, sino porque repugna a la Ley Natural.

Mayor Oreja dice más, dice que "el disparate, el salto histórico que da esta Ley, es transformar el aborto como un derecho." - Me permito añadir que, transformar el aborto en un derecho no solo es un salto histórico en el tema del aborto, sino un salto histórico en la pérdida del sentido común de gran parte de nuestra casta política.

Otra asunto es que se discuta la vigencia de una Ley Natural, tal como el progresismo transgresor viene haciendo desde hace tiempo por falta de sentido común, o que este último sea objeto de compra-venta de votos, o ande cada día más escaso.

Información relacionada:

http://www.hazteoir.org/node/26289 (HazteOír)

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=5008 (InfoCatólica)

http://www.libertaddigital.com/sociedad/mayor-oreja-dice-que-el-aborto-es-delito-no-porque-lo-diga-la-iglesia-sino-la-ley-1276378854/ (Libertad Digital)

.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Así de sencillo......."Pon Una Cruz En Tu Blog"


Así de sencillo......, a tenor de la proposición no de ley aprobada en la Comisión de Educación del Congreso por la que se insta al Gobierno a impulsar la retirada de los crucifijos en los centros docentes, al tiempo que la “Dirección General de Inmigrantes” del Ministerio de Trabajo insta a los ayuntamientos para que cedan terrenos para la construcción de mezquitas, me parece oportuno sumar este blog a la campaña “Por la Libertad Religiosa, Pon Una Cruz En Tu Blog”. - La Cruz de los cristianos no ofende, ni provoca a nadie y, menos, a nadie que sea leal a nuestra cultura, y en España.

Ahora la ponemos en los blogs y, si seguimos así, la pondremos en la puerta de nuestras casas, y en los balcones, y en donde haga falta y nos parezca oportuno.……………. Sin estridencias, pero así de sencillo ¿está claro?

A partir de hoy, este blog colgará una cruz en su panel.


.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Aborto - Ni “Autoritas” ni “Potestas”

.
A España se le viene asediando políticamente y, también, haciéndola incurrir en situaciones de caracter político de discutible legalidad. Lo que debían ser ocasionales apelaciones al Tribunal Constitucional parecen estar a la orden del día y, para más castigo, el alto tribunal no funciona, como parece que empiezan a no funcionar muchas de las instituciones del Estado. Pero, las instituciones son herramientas del Estado manejadas por las personas que, como frecuentemente ocurre con toda herramienta, o no las saben manejar o las manejan para otros fines ajenos a aquellos para los que fueron diseñadas. Este último parece ser el caso de nuestro país.

En numerosas ocasiones de nuestra vida política se viene practicando el fraude de ley, la utilización forzada de la ley para interpretarla en términos que permitan utilizarla para otros fines, fines legales pero no legítimos. Fines ilegítimos por cuanto se suponen distintos al espíritu con el que la ley fue creada. - El fraude de ley, junto al fraude lingüístico – la perversión del lenguaje y del significado de las palabras -, son las armas preferidas de aquellos políticos que, travestidos de demócratas, pretenden el asalto y permanencia en el poder bajo el paraguas de una legalidad forzada y, por tanto, ilegítima.

En este contexto, el Gobierno actual está abordando una serie de cambios políticos y sociales de carácter radical que pretenden introducirse por la puerta de atrás de nuestras instituciones, con la ayuda del fraude de ley, y por la puerta de atrás de la opinión pública, con la ayuda del fraude lingüístico (vulgo, populismo demagógico) – Aparte de estas puertas traseras, el Gobierno actual cuenta con la inestimable colaboración de una oposición acomplejada que, sin iniciativa, solo funciona a remolque de los sustos y sorpresas con los que el ejecutivo le hace desayunar cada mañana.

Una de estas iniciativas populistas es el proyecto de ley que ahora se nos presenta bajo el eufemístico título de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que ni es de interrupción porque el embarazo, una vez truncado, no vuelve a ponerse en marcha, ni es voluntaria porque ninguna víctima quiere llegar a tan desgraciada situación. La situación sería similar a la de una Ley de Despido Laboral que enunciáramos como Ley de Interrupción Voluntaria del Empleo para legalizar los despidos por falta de formación. En vez de formar y desarrollar al empleado, se le despide y resuelto el problema. – Aquí, en el embarazo, se mata al niño y hasta la próxima “interrupción voluntaria”.

El Artículo 15 de la Constitución de 1978 dice: "Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral,....." - Todos es todos, no solo los alumbrados sino todos los vivos. ¿O es que el "nasciturus" está muerto? ..... Además, aunque no lo diga la Constitución, para algo está, aunque cada día más escaso, el sentido común ¿hace falta una declaración constitucional para que nos demos cuenta de la obviedad de que es mejor estar vivos que muertos? – Aunque hoy día hay que demostrar hasta lo que resulta evidente y obvio, también es verdad que, como siempre, no hay peor ciego que el que no quiere ver.

El asunto se presenta con dos posturas enfrentadas. Una postura, que rechaza el aborto alegando razones de tipo ético y moral por atentar contra la vida del no nacido, y la otra postura, favorable a la permisividad del aborto, que alega un insólito derecho de la propia mujer, supuesto derecho que infringe el primigenio derecho a la vida de un nuevo ser en sus primeros estadios de vida.- Parece indiscutible que las razones éticas y morales reclaman una jerarquía muy superior, por el origen de su fundamento, a la invocación de un supuesto derecho privativo de la mujer. Está claro que esta profunda quiebra social, como muchas otras que hoy existen en nuestra vida política, requiere de un arbitraje y una moderación institucional que asegure la convivencia social en España.

Con frecuencia se presenta el argumento de que la Constitución no confiere al Rey margen de actuación. Sin embargo, parecería evidente que la Monarquía, con un comportamiento activamente ejemplar y el ejercicio público de una opinión prudente, ecuánime y rigurosa, a lo largo de estos treinta años, se habría hecho acreedora a un reconocimiento de la sociedad que le conferiría el respeto, autoridad moral y ascendencia sobre la opinión pública que supliría la necesidad de tener que disfrutar de cualquier otra prerrogativa constitucional para ejercer su papel de árbitro y moderador de forma más directa. No parece ser el caso.

La extrema izquierda prende fuego a las fotografías del monarca en las calles y le falta al respeto, la izquierda oficial lo chantajea con el “republicanismo”, los hechos consumados y SITEL, y la acomplejada e ineficaz derecha social echa en falta que frene los frecuentes fraudes de ley que la izquierda oficial, con poca tradición democrática, aficionada a manipular y mentir, y siempre bordeando la ilegalidad, comete en temas de Estado. La que llamaríamos extrema derecha, hoy por hoy, y esperemos que por mucho tiempo, no tiene presencia significativa en nuestra sociedad. – En España, la derecha aspira a gobernar, y las izquierdas a ostentar el poder. Son dos fines diferentes.

El Rey parece preferir que la Historia le recuerde como el rey campechano y simpático que propició el proceso de Transición hacia la democracia, y que vivió el intento de golpe de Estado del 23 F en el que no se sabe muy bien qué papel jugó. Como el rey que reinstauró la monarquía y quiso conservarla “como fuera”. – Puestas las cosas así, una vez que la Historia tome distancia, y que la fuerza de las cosas -, porque la Naturaleza es tozuda con la realidad de las cosas - corrija las desviaciones contra natura que suponen el aborto y demás insensateces que hoy día se están cometiendo, sería mejor que a Don Juan Carlos I se le recordara con esta imagen, tal como ha quedado descrita, más que como el Rey del Aborto. Difícil saber, quizá tampoco le importe mucho. Por desgracia, parece que no tenemos a un Balduino de Bélgica que le otorgue altura moral y prestigio a la institución. Nuestra monarquía tampoco parece dar la talla para salirse de lo políticamente correcto y “oportuno”.

Ni Autoritasni "Potestas". A nuestra primera magistratura, la Constitución no le otorga potestas para intervenir en la gestión política de nuestro quehacer diario, pero tampoco nuestra primera magistratura parece querer aspirar a la autoritas que le permitiera tener la ascendencia necesaria para que la opinión pública pudiera mirarse al espejo y orientarse por los caminos del comportamiento ético y del sentido común. Aunque bien pudiera ocurrir que no solo fuera un problema de falta de autoritas, sino de la propia predisposición y sentido de quien ostenta la primera magistratura.
.
La estrechez intelectual de nuestra sociedad solo da la talla para calificar de “fachas” de extrema derecha a todos los que no comen en el pesebre del pensamiento único y lo políticamente correcto, no parece que hayan muchos más argumentos.

Alguna vez he expresado mi convicción de que los relativistas lo son porque antes son oportunistas; porque los oportunistas pregonan el dialogo de consenso y mercadeo, pero nunca la fuerza de una argumentación lógica con pretensiones de veracidad. Porque a los oportunistas solo les sirven los argumentos lógicos y razonables mientras estos favorezcan a sus siempre relativos y cambiantes intereses. Porque si los argumentos no les favorecen en sus intereses no los aceptan, no les interesan, aunque conlleven una lógica aplastante. En eso consiste la falta de creencias y convicciones firmes.

Sabemos que la Constitución no otorga Potestas al Rey, pero no creo ser un atrevido pensando que más de diez millones de españoles echamos de menos el Autoritas en su papel de árbitro y moderador.