lunes, 6 de enero de 2014

EL INSINUANTE PAPA FRANCISCO



Desde los inicios del pontificado del Papa Francisco se ha generado preocupación, incertidumbre y polémica dentro de algunos círculos por algunas de sus entrevistas y declaraciones. Aunque se pretenda disimular, no es ningún secreto que el Papa Francisco parece tener un lenguaje insinuante que genera perplejidad. Esto es así, aunque bien es verdad que siempre habrá quien niegue la lluvia en medio de un torrencial chaparrón antes del Diluvio Universal, desmienta la crisis económica ante lo que estamos padeciendo o alegue instrumentalización de sus palabras. No creo que sea bueno ocultar los hechos, tampoco hay motivo para hacerlo. Los polémicos comentarios no solo se refieren a temas económicos o políticos relacionados con la pobreza del mundo, sino también sobre asuntos de moral. 
En este contexto, es oportuno comenzar nuestra reflexión recordando las palabras de Benedicto XVI al final del prólogo de su libro Jesús de Nazaret. Dice Benedicto XVI: "....este libro no es en modo alguno un acto magisterial, sino únicamente expresión de mi búsqueda personal «del rostro del Señor» (cf. Sal 27, 8). Por eso, cualquiera es libre de contradecirme. Pido sólo a los lectores y lectoras esa benevolencia inicial, sin la cual no hay comprensión posible." 
Sin duda, esta invitación no solo es conveniente para la lectura del libro de Benedicto XVI, sino que puede ser muy oportuna para, inicialmente, discernir opiniones que nos generen perplejidad. También, es una pertinente sugerencia para escuchar al Papa Francisco e intentar comprender lo que nos quiera decir. Es una indicación de Benedicto XVI que nos recuerda que, junto a la necesaria “benevolencia inicial” también cabe la disconformidad cuando las palabras de un Pontífice no sean reflejo de un acto magisterial de la Iglesia. En tal caso, es posible, enriquecedor y conveniente, el juicio y la discrepancia seria, rigurosa y bien intencionada. Incluso si la materia es de contenido intelectual o referida a valores cristianos y evangélicos. Con más razón, si las opiniones del Papa son ajenas a dichos valores y versan sobre economía, informática u otras ramas de la ciencia, técnicas u otros ámbitos del saber. Dentro de la obediencia, los católicos no debemos confinarnos a ser fieles autómatas impersonales e irreflexivos. La religión Católica, la Iglesia universal por excelencia, ofrece más riqueza a sus fieles que este tipo de actitud. 
En el plano económico, no pueden dejar de crear perplejidad las genéricas críticas del Papa a los mercados financieros. Críticas que, aun reconociendo la existencia de enormes injusticias económicas en el sistema de libre mercado –no tan libre en muchos casos- , merecerían unas buenas dosis de matización si no se quiere caer en un populismo intervencionista que históricamente ha demostrado, entre otras desgracias, su evidente capacidad de empobrecimiento social con graves recortes a la libertad de las personas. Asimismo, en el orden político, también cabe recordar las declaraciones del Papa Francisco, innecesarias e inoportunas en mi modesta opinión, sobre su personal postura de que nunca ha sido de derechas. Esta afirmación no solo parece no tener en cuenta a los millones de fieles que tiene la Iglesia que sienten compartir este simplista encasillamiento político, sino porque ser de derechas no adolece de inferioridad moral y, además, es absolutamente asumible por el cristianismo católico y muchos de sus santos.  
En cuanto al orden moral, tampoco se pueden pasar por alto, sin mayor matización, las referencias morales de su entrevista a la revista jesuita Civiltá Católica que, en coloquio con el periodista Eugenio Scalfari, quedan contextualizadas con sus entrecomillados: "Cada uno de nosotros tiene una visión del Bien y del Mal. Nosotros debemos animar a dirigirse a lo que uno piensa que es el Bien". Usted, Santidad, ya lo escribió en la carta que me mandó. La conciencia es autónoma, dijo, y cada uno debe obedecer a la propia conciencia. Creo que esta es una de las frases más valientes dichas por un Papa."Y lo repito. Cada uno tiene su propia idea del Bien y del Mal y debe elegir seguir el Bien y combatir el Mal como él lo concibe. Bastaría eso para cambiar el mundo".... Palabras ambiguas, cuando menos, que parecen inducir al relativismo que supondría dejar en cada individuo la responsabilidad de decidir en qué consiste el bien y qué es el mal.... de comer la fruta prohibida del árbol del bien y del mal. 
A la vista de todo lo anterior, quizá sea conveniente recordar que, en el Magisterio extraordinario y Ordinario de la Iglesia pueden establecerse cuatro niveles:
  • Primer nivel de magisterio: Una definición infalible del Papa.....
  • Segundo nivel: La enseñanza del magisterio episcopal en comunión con el Papa.....
  • Tercer nivel: El magisterio ordinario del Papa, cuando este expresamente ejerza un juicio definitivo en materia de fe o moral que era antes debatida...... y
  • Cuarto Nivel: Pronunciamientos que no son infalibles. No requieren el asentimiento de la fe pero sí una sumisión religiosa de la voluntad y del entendimiento (Cf. Canon 752 de la nueva Ley Canónica).
No es al caso, no es mi intención, hacer una relación exhaustiva de todas las perplejidades que el Papa Francisco pueda haber generado, tampoco hacer referencia a anécdotas sobre su comportamiento o preferencias personales en materia de indumentaria u otras opinables intervenciones que pueden ser, más o menos, de nuestro gusto personal y a las que, muchas veces, se les puede haber dado una interpretación y dimensión trascendental presumiblemente injustificada. Entiendo que sería preferible que su lenguaje fuese menos insinuante, más directo y clarificador para evitar el riesgo de mala interpretación o las constantes aclaraciones del portavoz de la Santa Sede el P. Lombardi, pero no se trata de lo que nosotros podamos preferir sino de su propio estilo o lo que él pueda pretender. 
En este contexto, y sin intención de menoscabar la admiración que puedan merecer aspectos de sus propuestas, me parece relevante llamar la atención sobre la inconveniencia de algunos fieles al expresar efusivas adhesiones, siempre innecesarias e inevitables, a cualquiera que sea el gesto o frase del Papa. El vehemente y rechazable fervor de aquellos que serían capaces de aplaudir con las orejas a San Pedro negando a Cristo.... y porque es San Pedro, sin mayor discernimiento, solo porque es apóstol y santo.- Unas actitudes, las de los aplausos incondicionados e inusitados que, más que de fidelidad, bien podríamos calificarlas de emotivo papa-natismo y que, más que reforzar al vicario de Cristo; más que reconocer con humildad la pobreza de la condición humana dentro de la grandeza a la que está llamado el Pontífice, son actitudes que empobrecen su Primado y realzan, de forma grotesca, las miserias humanas de nuestra indigencia humana, incluida la de San Pedro. - A las certeras palabras de Benedicto XVI me remito y procuro ajustarme, tanto en lo que se refiere a la necesaria benevolencia que es exigencia para una buena comprensión, a la buena voluntad y obediencia magisterial, como a la posibilidad de contradecir con respeto y rigor todo aquello que no pertenece al Magisterio de la Iglesia. 
En elaborar nuestro propio criterio y opinión sobre lo que se nos proponga, la previa reflexión personal contrastada con otras opiniones autorizadas sobre la materia en cuestión, libres de prejuicios y tópicos sociales e ideológicos y guiados por el Magisterio de la propia Iglesia parece fundamental. Por otro lado, dentro de nuestro respeto y fidelidad a la Iglesia, precisamente por eso, queda nuestra libertad de expresar opiniones y discrepancias sobre declaraciones y opiniones del Santo Padre, procurando siempre evitar dar pie a frívolos comentarios, públicos o privados, a lo que solo son opiniones, observaciones personales del Papa. En cualquier caso, por una parte, siempre queda la preocupación de la responsabilidad que conlleva para el Papa la opinión personal de quien ostenta el Primado de la Iglesia y su efecto sobre la formación de la conciencia de los fieles, por otro, la de aquellos que pueden enjuiciar dicha opinión. Para estos últimos, cada matiz de la invitación de Benedicto XVI en su libro, referida en el inicio, es un tesoro.

4 comentarios:

Alfredo Cuñat dijo...

Mi estimado Juan Luis, estoy de acuerdo en lo que dices practicamente en todo. Salvo en dos cosas. Lo mismo podriamos decir de las palabras y escritos de Benedicto XVI, que si has leido su primer libro veras como a evolucionado hacia un conservadurismo extremo. Y segundo y mas importante es que tal vez algunos cristianos despues de tres papados, a mi modesto modo de ver, muy conservadores y no muy positivos para la Iglesia. De hecho el numero de catolicos que acuden a actos liturgicos ha disminuido considerablemente. Por eso como decia, muchos cristianos hayamos visto todo lo contrario, una nueva luz de esperanza.
Por otro lado se habla de relativismo moral como si eso fuera algo malo, la moral (costumbre en latin) es cambiante no solo a la luz del desarrollo cultural y cientifico sino tambien con la evolucion de nuestra conciencia y del concepto de aquello que hemos dado en llamar Dios, que los judios por respeto escribian "jhv" o eufemismos como Cielo. Para comprender mejor lo que quiero expresar te expondre un ejemplo, imaginate una rubia muy guapa con minifalda en medio de Picadilly en 1850 e imaginatela ahora. En el primer caso provocaria escandalo, en el segundo admiracion, porque elconcepto de moral ha evolucionado. Esa evolucion se produce igualmente en nuestras conciencias en relacion con Dios y como decia San Agustin eso es lo unico que nos debe guiar. No por ello creas que soy relativista tan solo creo que existe una verdad absoluta pero que desconocemos cuando nos acercamos o nos alejamos de ella, por eso debemos repetar TODAS las posturas (a mi modo de ver) y reducir los dogmatismos a la minima expresion especialmente cuando lleva a un confrontamiento entre cristianos. Cuantas collejas crees qu repartiria Jesus si voviera ahora a la tierra?. Yo me lo imagino con unos pataloneS normales y una camisa con una chaqueta, te aseguro que nunca me lo he podido imginar vestido de Papa, o de obispo. te lo imaginas tu?
En otro orden de cosas quiza lo mas inamovible seria nuestro concepto etico de la existencia. No se, lo que si que se es que para muchos catolicos es un foco de esperanza en la renovacion de un Iglesia muy necesitada de ello. Por otro lado ser de derechas se puede interpretar politicamente o culturalmente, es decir, podia haberse traducidod por "yo no soy conservador". Tambien podemos recordar que tampoco dijo "soy de izquierdas" Las insinuaciones de este papa responden al mismo motivo que la dimision de Benedicto: PRUDENCIA ante un situacion muy dificil de la Iglesia. Por cierto no se si sabes que fue el papa cesante el mayor defensor de la candidatura del Papa Francisco antes del Coclave. Un abrazo Ah! y perdona pero todo esto lo he escrito con mi nieta en brazos por lo que ruego perdon por mi redaccion o por posibles faltas de ortografia.(los acentos no cuentan, nunca los pongo)

fromspanya dijo...

Mi querido Alfredo, seguir la sugerencia del añorado Julián Marías que recomendaba “procurar hablar mucho de las cosas, poco de las personas y evitar hablar de uno mismo”, creo que nos evita prejuicios personales, por divergencias irrelevantes, y por desconocimiento de las propias personas. Quizá así se las llega a conocer mejor. Por ello, me gustaría alejarme de las personalidades de los Papas, al actual lo empezamos a conocer un poco ahora, para hablar y valorar “las cosas” que dicen o hacen. Los motivos de la menor práctica religiosa de hoy día, es un tema ampliamente debatido pero cuya realidad es la de una menor asistencia a los templos. En esa realidad, también es posible que la cantidad de asistentes haya sido sustituida por la calidad espiritual de los mismos. En cualquier caso, estaremos de acuerdo en que lo deseable sería la cantidad y calidad de la asistencia….. Misterios como el de que, en muchos pueblos, la asistencia femenina al interior de los templos tiende a compensarse con la de los hombres a la puerta fumándose un cigarro…. Misterios antropológicos inescrutables !!!

Sin desmerecer las formas de una liturgia que debe estar siempre a la altura del fondo espiritual que debe reflejar, esa es la función de las formas con respecto al fondo, me alegro de estar de acuerdo contigo en el exceso de indumentaria litúrgica en que la Iglesia puede haber incurrido desfasándose de los tiempos, incluidas todos los fajines y coloridas sotanas y capelos cardenalicios. Ello, me recuerda a mi también admirado José Luis Martín Descalzo que, en su condición de sacerdote con tratamiento de “monseñor” y derecho a uso de sotana ribeteada y ceñirse una faja roja, pidió a sus íntimos que ocultaran “aquella cosa vaticana” para evitar sentirse ridículo. También estoy de acuerdo en el respeto que todas las posturas y sensibilidades merecen cuando dicho respeto es recíproco. No voy a contradecir tu punto de vista sobre el relativismo moral si te refieres al desfase en costumbres, que no de principios como que corresponde a la Ley divina establecer el bien y el mal según los Mandamientos. La conciencia humana solo nos hace más o menos responsables frente a nuestros actos pero no establece la bondad o maldad de los mismos. Si está bien formada, creo que es solo interprete responsable de esos Mandamientos. Sin embargo, el reconocimiento del Dios absoluto lo entiendo como Persona real y no un concepto…. creo que tu expresión ha sido solo fruto de una forma de hablar espontánea…. o una distracción de tu nieta pero, por tal como dices imaginártelo, creo que estamos bastante de acuerdo.

En cuanto a la cuestión de ser de “derechas e izquierdas”, quizá merezca incluirla en la categoría de aquellas cosas que, como digo en mi “post”, “…. se les puede haber dado una interpretación y dimensión trascendental presumiblemente injustificada.” – El Papa Francisco, como todos los nuevos Papas de la Iglesia, debe ser, como bien dices, “… un foco de esperanza en la renovación de un Iglesia muy necesitada de ello”. Por eso, sigue siendo necesario concederle esa “benevolencia inicial, sin la cual no hay comprensión posible." que proclama Benedicto XVI.

Gracias por tus enriquecedores comentarios y disfruta a tu nieta si no ha comenzado ya el colegio. Un abrazo.

Alfredo Cuñat dijo...

Querido Juan Luis casi estamos de acuerdo en todo pero con matices. Efectivamente no es un desliz lo de "concepto" de Dios, tu, yo y la inmensa mayoria de los cristianos lo concebimos como un Dios Personal y Proximo. Pero como dicen las escrituras a Dios nadie lo ha visto. Pero por las palabras de Jesus lo aceptamos como un ser tan proximo que lo llamamos Padre. Pero siempre me gusta contar la anecdota de Dostoyevski(o como se escriba) en los hermanos Karamazov, cuando uno de ellos dirigiendose a otro le dice "Si un salvaje descubre que su totem de madera no es Dios, no es porque Dios no exista es porque Dios no es un Totem de madera". En otras palabras como alguien dijo (la memoria ya falla) Dios siempre sera algo mas. O en otras palabras podemos orientarnos en el mensaje de Jesus pero creo que aun estaremos muy lejos de aquello que llamamos Dios (me refiero al concepto), aunque ese Dios este con nosotros SIEMPRE que no lo rechacemos.
En algo si estamos en desacuerdo y es en el concepto de moral y el papel de la conciencia. En primer lugar la moral es cambiante porque proviene de las costumbres, Jesus no nos habla de moral sino de vivir el dia a dia. Los diez mandamientos no son sino la base de una etica humana. Por ejemplo Jesus no dice ni palabra sobr el sexo y la jerarquia ha desarrollado todo una teologia casi pornografica en torno al tema. Esas obsesiones de la jerarquia eclesiastica por tomarnos por imberbes y decir hasta donde debemos ir pisando al caminar ha sido lo peor que le ha podiso pasar a esa Jerarquia y de rechazo a La Iglesia, pues todos confunden una cosa con otra. Su obsesion en temas vanos y que no nos atañen, lease divorcio(bastaba con decir que los catolicos no pueden, pero no desarrollar una cruzada, al margen de que somos la unica Iglesia cristiana que no lo admite y eso da que pensar). En fin esta jerarquia durante el ultimo siglo ha tratado de imponer sus "costumbres" y sus principios a quienes no eran tan si quiera cristianos y eso le ha hecho perder autoridad y credibilidad. Y cuando ha llegado un tema como el aborto en el que podia haber influido mucho, esta influencia se habia desprestigiado.
En cuanto a la conciencia permiteme que no este de acuerdo en lo de conciencias laxas y estrictas. Tan solo existe una conciencia y como decia San Agustin,(no recuerdo exactamente, vuelve a fallar la memoria, pero no la esencia)si tu conciencia te pide que cometas adulterio y no lo haces no estas actuando correctamente". Las conciencias se forman de diferentes maneras segun se desarrollen pero ellas son nuestra comunicacion con Dios, que sepamos interpretarlas correctamente o no dependera de muchos factores, pero en cualquier caso siempre nos quedara la duda si intentamos profundizar, porque nadie conoce la Verddad, tan solo la intuimos o nos aproximamos a ella, pero conocerla(la Verdad) seria conocer a Dios. Quiza por eso Jesus nos dio la mejor guia para nuestra conciencia "Amaros los unos a los otros".
Me gustan estos dialogos, porque nos devuelven a las fuentes del cristianismo, cuando los cristianos eran llamados ateos porque no tenian templos ni sacerdotes y tan solo se reunian en las basilicas(segun el concpto romano) para dialogar sobre cualquier tema que nos enseñara a conocer mejor el mensaje de Jesus. Un abrazo.

fromspanya dijo...

Querido Alfredo, sobre tus reflexiones acerca del “concepto” creo que estamos en línea si hablamos de la concepción que podemos tener de Dios, más que de Dios como concepto. De cualquier forma, totalmente de acuerdo con lo de que estamos muy lejos de concebir lo que Dios es.

En cuanto al tema de la conciencia, no creo haberme referido a conciencias laxas o estrictas ya que no me gusta esta meliflua palabra porque conlleva poco rigor. Quizá me he expresado con inexactitud. En mi opinión, existe una conciencia, bien o mal fundada, que es la que da la medida de responsabilidad personal según se actúe en conformidad o disconformidad con ella. Sin embargo, entiendo que la conciencia no modela el acto en sí mismo para que sea bueno o malo sino que estos son buenos o malos, sin entrar en matices de grado, aunque no tengamos conciencia de su bondad o maldad intrínseca.

Déjame compartir contigo el gusto por estos diálogos hoy tan escasos. Esa era mi, no muy exitosa, intención con este “blog” cuando lo inicié, pero ya sabes que hoy día casi no se utilizan oraciones completas con su sujeto verbo y predicado…. no digamos nada de emplear oraciones subordinadas… Que “rollo”, hay que ir al grano! - Más que conversar, se “twittea”. Una pena….. ¿Habremos entrado en una Edad Media, versión 2.0?