jueves, 31 de diciembre de 2009

¿Año Nuevo y Buenismo?..... Feliz 2010 !!!

.
..................2010 !!!

Recientemente me hicieron llegar una carta circular de esas que se llevan hoy día, con pensamientos positivos llenos de buenos sentimientos. Las culturas orientales son maestras en esto de las reflexiones que sugieren mucho pero no sabemos muy bien qué dicen, o no dicen nada. – Por estas fechas, con el Año Nuevo, se multiplican las expresiones de buenos sentimientos y los buenos propósitos. La determinación a cambiar algunas cosas y mejorarlas.

Todo eso de los buenos sentimientos está muy bien, pero los buenos sentimientos son una cosa y el “buenismo” es otra. El “buenismo” son los buenos sentimientos que, despojados de su verdadero fondo moral, han devenido en sentimentalismo. - En lo estético, y el “buenismo” es fundamentalmente estético, el “buenismo” es la antítesis de la sobria ascética del misticismo castellano.

El “buenismo” tiene en el Año Nuevo un campo bien anegado, aparte de haberse convertido en una costumbre actualmente muy extendida en Internet. Te envían vídeos y presentaciones con pensamientos y reflexiones acompañadas de hermosos paisajes y fotografías. En ocasiones, con harta frecuencia, paisajes de idílicos panoramas cursis hasta la angustia en donde el autor – hoy se suele decir, “el autor o la autora” -, ha volcado su destreza en el manejo del “photoshop” y ha logrado crear un escenario de campiñas y mariposas revoltosas entre enanitos de Blancanieves y árboles llenos de guirnaldas florales y, si es en Navidad, con nieve, trineos y Santa Clauses. La maestría del autor de la “presentación buenista” puede llegar a poner música de acompañamiento, y terminar de diseñar el tormento al que nos somete haciendo que los letreritos de las sucesivas reflexiones del mensaje, y de los pensamientos que nos envía, lo hagan cayendo en cascada de volteretas, desde una esquina de la pantalla del ordenador, letra a letra, y con lentitud exasperante. - Pero todo esto no es lo malo. Esto, es solo cuestión de gustos.

Lo malo es quedarse en el nivel “sentimentaloide”. - Lo que quiero comentar en estas líneas es precisamente que los buenos sentimientos son solo un buen trampolín, y que si nos quedamos ahí, a ese nivel "sentimentaloide", como frecuentemente suele ocurrir hoy día, venimos a caer en lo que se suele llamar “buenismo”.

Nada tengo en contra de los buenos sentimientos. Quizá, de alguna de las formas edulcoradas y empalagosas que adquieren para hacérnoslos llegar, pero nada en contra de los buenos sentimientos. Muy al contrario, como he dicho, creo que son un buen punto de partida pero, nada más que eso, punto de partida.

Todos sabemos que una frecuente estrategia de captación comercial y social consiste en intentar conseguir adeptos a cualquier causa o producto vendiendo la mercancía envuelta en papel de regalo, con formas agradables y atractivas. ¿Cómo se iba a vender de otra manera? - Nada malo con ello, todos intentamos presentar, y presentarnos, de forma agradable, caer bien a los demás. En alguna forma, podríamos decir que en nuestras relaciones personales siempre tratamos de “vendernos a los demás”. Es una característica normal de la naturaleza humana, asumible siempre que no caiga en la patología del que, a toda costa y en toda circunstancia, quiere ser obsequioso a todo el mundo. Lo malo es cuando esta habilidad de las buenas formas se utiliza para vender mercancía averiada, para engañar, o se encuentra vacía de cualquier otro contenido, cuando nos quedamos solo en las formas, como muchas veces parece ocurrir.

Decía que si nos quedamos ahí, a ese nivel "sentimentaloide", caemos en el “buenismo” superficial incapaz de adquirir profundidad o de elevarse en altura. En el mejor de los casos, ni profundiza en la verdad de las cosas ni se eleva hasta realidades y principios de espiritualidad verdadera.– En el peor de los casos, el “buenísimo sentimental” puede maquillar circunstancias que no son de recibo, circunstancias acreedoras de aquella réplica que una vez escuche ante un intento de pasar mercancía falsa con buenas formas: “Suena bien pero es mentira”.

En las personas, el “buenismo sentimentaloide” suele adolecer de cimientos firmes. Por ese “buenismo”, las personas se suelen dejar llevar fácilmente a cualquier lugar donde suene música, cualquiera que sea este sitio. Ese es el gran riesgo: Suena buena música pero, en el mejor de los casos, solo eso.

El otro día recibí un largo y extenuante mensaje que, entre otras muchas reflexiones “buenistas”, decía: “…. Cuando algún día me oigas decir que ya no quiero vivir y solo quiero morir, no te enfades. Algún día entenderás que esto no tiene que ver con tu cariño o cuanto te ame. Trata de comprender que ya no vivo que sobre vivo, y eso no es vivir.”…….. ¿Qué está sugiriendo el mensajito de marras? ¿Qué le administremos al lírico trovador un “chute” que le asegure el pasaporte para el otro mundo? – Esta reflexión de súplica “buenista” puede llegar a oídos sin claros principios morales fundamentales como son el Cuarto Mandamiento de la Ley de Dios: “Honrarás padre y madre”, o como el Quinto: “No matarás”. Sin estos principios bien asentados, el “consejito” puede terminar en un drama digno de la Grecia Clásica.

¿Estoy en contra de los buenos sentimientos? En absoluto. No me cansaré en insistir que son un excelente punto de partida pero que, por sí mismos, no tienen recorrido, o lo pueden tener muy malo. El nivel sentimental es necesario pero no suficiente, pues requiere que previamente disfrutemos de unas firmes creencias y unos sólidos principios morales en los que asentarlos y ejercerlos. Si esas creencias y principios no existen de antemano, los buenos sentimientos, el “buenismo sentimentaloide” se quedará en manejo del “photoshop” para crear paisajes de verdes campiñas y mariposas revoltosas entre árboles llenos de guirnaldas florales para atormentar a nuestros amigos de Internet. Nada más, en el mejor de los casos.

¿Feliz y Buenista 2010?..... No !!!

……..Feliz y Buen Año 2010 a todos los amigos que me acompañáis con la lectura y comentarios a estas notas !!!





jueves, 24 de diciembre de 2009

¿Navidad y Aborto?........Feliz Navidad !!!

.

Posiblemente, quizá, entre tanto tráfico, tantos regalos, tanto muérdago y tantos abortos, algunos hayan olvidado que Navidad viene de Natividad, que significa nacimiento y vida, familia y cercanía. Sí, el nacimiento de una nueva vida que llega entre nosotros para formar una familia. Sí, el mejor y gran regalo, de entre todos los regalos, que nos puedan haber hecho nuestros padres. El mejor y gran regalo, de entre todos los regalos, que podamos haber hecho a nuestros hijos.

No hay términos tan opuestos, tan antagónicos y contradictorios como Navidad y Aborto. Son dos términos, dos hechos, que se repugnan entre sí.

La Navidad celebra y acoge el Nacimiento de Jesús, la Nueva Vida que funda la familia cristiana. La familia por antonomasia. El aborto lamenta y repudia, sin poder celebrar ni acoger nada.

Celebración y acogida frente a lamento y repudio, dos actitudes personales en la vida y ante la vida. Dos actitudes que marcan toda una diferencia: Amor y abrazo al prójimo, al otro yo, con la humildad y sencillez de sentirnos miembros de una misma familia, frente al egoísmo y rechazo al prójimo, al otro yo, con la soberbia y arrogancia, aunque sea inconsciente, del que repudia en soledad ……….. Porque ante la llegada de una nueva vida, solo cabe negro sobre blanco. Puede haber preocupación y dificultades, puede haber incertidumbre, puede haber dolor, pero no debe de haber dudas ni medias tintas. Porque la más pobre de las vidas siempre será vida, o no será.

El aborto es en si mismo un rechazo y un sinsentido a toda existencia, a todo sentido de familia. Una vida que quiso ser y no le dejaron. - La Navidad celebra la vida, y la vida es la que da sentido a nuestra existencia como parte de la familia humana.

El aborto nos encierra en la ignorancia y en todo intento de comprensión y cercanía para con esas madres que necesitan una mano amiga que las acompañe en su maternidad, no una mano al cuello en nombre de una pretendida salud sexual que suena bien pero es mentira. - La Navidad, el Nacimiento, celebra la existencia de la vida en la Verdad, y la vida en la Verdad es la que da sentido a todo lo que no entendemos.

La Navidad es todo lo contrario de mucho de lo que nos pasa hoy día en la vida pública de la España oficial, ese remedo de España en el que algunos pretenden cambiar las fiestas de Navidad por las del “Solsticio de Invierno”, retirar los crucifijos, manipular la educación de nuestros hijos, y fomentar el aborto y la eutanasia. Menudo progreso el del “Estado y Sociedad de Bienestar” !!! - También, la Navidad es todo lo contrario de ese sentimentalismo buenista y exagerado lleno de confitería y consumismo que nos llega lleno de flores de Pascua, moqueta roja y muérdago. No, no es eso, la verdadera Navidad es mucho más modesta y humilde, más barata y casera, pero más rica, porque es vida en familia.

La primera Navidad, la del Nacimiento de Jesús en Belén, hace ya más de dos mil años, inauguró un Camino de Verdad y Vida que, ya desde entonces, algunos quieren abortar. No, no es coincidencia que muchos de los que rechazan a Cristo, aquellos cristófobos que todavía quieren abortarle y ya nunca podrán, sean los mismos que propugnan el aborto en nuestra sociedad. – No, no es coincidencia casual, es coincidencia de estrategia y planificación, coincidencia de intención.

Con la aprobación de la Ley del Aborto en las Cortes, y la ofensiva mundial de los pro-abortistas, no está siendo un buen año para la Natividad, pero hoy queremos quedarnos y transmitir la alegría sólida y serena, la esperanza firme que nos ofrece la seguridad de que la contienda por la Vida y la Familia la vamos a ganar. Porque es un valor al que me refería un par de semanas atrás como “valor frontera” en el que no cabe la condescendencia, un valor del que nunca haremos renuncia.

Que no se confunda nadie, los cristianos queremos y estamos dispuestos a compartir los valores de la Vida y la Familia que la Navidad representa, pero también a dar la vida por ellos si fuera necesario. Que nadie confunda la fortaleza del Amor cristiano con intransigencia y dogmatismo. Que nadie confunda la generosidad del Amor cristiano con el entreguismo y el sentimentalismo laicista.

Posiblemente, quizá, entre tanto tráfico, tantos regalos, tanto muérdago y tantos abortos, algunos hayan olvidado que Navidad viene de Natividad, que significa nacimiento y vida, familia y cercanía….. Quizá, a algunos, nadie les haya dicho nunca lo que eso significa, incluso que no se lo hayan querido decir, peor, que sean ellos los que no quieren saber lo que la Navidad significa, o que quieran abortar a sus hijos para que estos no puedan saberlo jamás.

¿Navidad y Aborto? ¿Dos opciones en la vida?...... No, solo una de ellas es opción de vida…… ¿Qué es lo que celebran en Navidad los que apoyan el aborto?

Feliz NAVIDAD 2009…....…, Feliz Nacimiento !!!

Feliz 2010 !!!…..… Por
la Vida y la Familia en 2010 !!!

NO Regales Aborto
…., Regala Vida !!! .... Regala Familia !!!



........

Veni, veni, Emmanuel ............. Un Niño Que Cambió El Mundo

.

sábado, 19 de diciembre de 2009

El Aborto: Totalitarismo Siglo XX en Versión 2.0

.

Hace unos días, en una de las muchas tertulias televisivas, se discutía sobre el aborto, tema que nuestro Gobierno nos sirve a los españoles como parte de su proyecto de desestructuración social, junto con la “cristofobia” y el recorte de libertades, por si no tenemos bastante con enfrentarnos a la crisis económica y queremos entretenernos en casa, ya que en el trabajo a muchos ya no les es posible. Es en lo que se resume lo que vienen en llamar "El Estado de Bienestar".

Uno de los participantes en la tertulia, defensor de la vida, se refería al aborto en términos de “homicidio”; el otro contertulio hablaba de “interrupción del embarazo”. Las posturas se encresparon, y en la Moncloa debían estar celebrándolo con cava del tripartito catalán. Pero, de los dos contertulios, quien más se molestaba por la forma de referirse al aborto era el que estaba a favor del mismo. Es lógico, se sentía calificado como “homicida”, mientras que el defensor de la vida solo podía sentirse acusado por falta de sensibilidad sobre la “salud sexual y reproductiva de la mujer”. Acusación, esta última, la mar de elíptica a la par que estrafalaria: Si se pretende que el aborto viene a proteger la buena salud sexual y reproductiva, ¿viene el embarazo a representar la mala salud sexual y reproductiva?.... Lo que empieza por ser un aborto es el nombrecito de la retrógrada ley.

No deja de llamar la atención que en este asunto, las dos posturas básicas con respecto al aborto, de manera especial la de aquellos que son defensores del aborto, se alineen con partidos y posiciones políticas más que con concepciones éticas. – Esta circunstancia da idea de la pobreza moral de gran parte de nuestra sociedad, que parece atender más a criterios de seguidísimo y oportunismo político que a convicciones morales.

¿Por qué unos hablan de homicidio y otros de un simple proceso de interrupción del embarazo? – Además de la existencia de certezas científicas que evidencian la existencia de vida en el “nasciturus” desde la misma concepción, y al margen de esa repugnante subasta de plazos, ya resulta elocuente y revelador que la espontaneidad del leguaje corriente haga que los defensores de la vida se refieran abiertamente al aborto, por lo menos, como homicidio, mientras que los defensores del aborto se escondan detrás del eufemísmo de la “interrupción voluntaria del embarazo”. Una interrupción que no interrumpe, sino que aniquila definitivamente el proceso, y una voluntariedad a la que la víctima llega forzada por la dolorosa situación. Curiosa interrupción y curiosa voluntariedad.

Mientras que los defensores de la vida, cruda y descarnadamente presentan el hecho incuestionable de una muerte provocada, un homicidio, los segundos tienen que recurrir a circunloquios y arabescos laterales para autojustificarse en su postura pro-abortista.

Mientras que los defensores de la vida solo tienen que recurrir al sencillo y universal argumento de querer defender el primigenio derecho a la vida, sin más, los defensores del aborto no solo tienen que acudir a utilizar eufemismos y trampas lingüísticas, sino que pretenden justificar su injustificable postura con apelaciones a derechos de segundo y tercer orden, tales como las circunstancias de necesidad socio-económica o la de un falso derecho de “libertad de elección” (la postura “Pro-Choice”) - ¿Desde cuando un indeseable mal de necesidad social o económica, que son los que debían resolver las autoridades, puede justificar el mal mayor que representa la muerte de un ser con vida? ¿Desde cuando un pretendido y viciado derecho de elección personal puede justificar el mal intrínseco que representa la muerte de otro ser?

Y si no hay interrupción ni voluntariedad, el aborto es sin lugar a dudas, ni plazos, un homicidio. No es una cuestión de diferentes sensibilidades, es el hecho irrefutable de un homicidio provocado. ¿Un homicidio o un asesinato? – Para aquellos que todavía guardan algo de ella, aquí entramos en el terreno de la conciencia personal y de la responsabilidad moral y, en este terreno, va a depender de la conciencia de la persona.

Sin dar oído a charlatanes de feria o de Gobierno, cuando exista conciencia de que el aborto trunca un ser con vida, ese homicidio se convierte en asesinato, el homicida en asesino, y el que lo apoya en colaborador del asesino.

Acaban de aprobar la tramitación de la nueva ley. Fuera de disquisiciones políticas, las dos posturas no solo son políticas sino morales en cuanto a un asunto que implica para los no creyentes una transgresión de los Derechos Humanos, y para los cristianos creyentes la transgresión del Quinto Mandamiento. Para ambos, la responsabilidad de las miles de muertes que la nueva ley viene a propiciar y amparar.

Al igual que en la tecnología informática sustituyó los grandes Centros de Cálculo centralizados por ordenadores personales cercanos al usuario, la “Industria de la Muerte” ha descentralizado el “Centro de Exterminio de Auschwitz” de la Alemania nazi para sustituirlo por numerosos “Centros Abortorios” próximos al usuario. Ese es el progreso de los progresistas.

Cada persona con responsabilidad se las tendrá que ver con su conciencia. Se lo tendrán que plantear con rigor y en conciencia, o bien cerrar los ojos y seguir mirando para otro lado, normalmente el de la coartada de su servidumbre política, o hacérselo mirar.

Lo siento por el contertulio que apelaba a la “interrupción voluntaria del embarazo”, así como por todos aquellos que piensan y apoyan la nueva ley con su inconsciencia. Lo siento por aquellos que sufren de “interrupción de la sensibilidad ética o moral”, o aquellos que sufren de sensibilidad gruesa, políticos y diputados pro-abortistas, preocupados por la muerte del toro de lidia e hipersensibles al cambio climático. A todos ellos, que no atienden a razones morales, se lo tenemos que exponer en Román Paladino (Aclaración para los Sres. de la ceja: “en román paladino” quiere decir en lenguaje llano): Cada uno de los 184 diputados que han votado en favor del aborto sale a 630 muertes anuales. Al “jefe” y a los electores de esos diputados les corresponden el total de las 115.812 muertes habidas en 2008. – Si no abandonan su inmoral proyecto en 2009 la cifra será mayor, y en 2010, con la nueva ley, alcanzarán otro record de homicidios, sin mucho ruido, en el silencio de las conciencias de un siniestro quirófano, en el silencio de las conciencias de un siniestro hemiciclo, en el silencio de las conciencias de muchos votantes.

Demasiado crudo y espeluznante el espectáculo de esta plaza de toros en la que se ha convertido el hemiciclo de las Cortes de España, pero así de cruel es y no de otra manera.

Sin estridencias, pero sin anestesia social y con la claridad de los hechos, por la dictadura de una mayoría, el Congreso de los Diputados ha aprobado una ley injusta que no respeta la vida y está a favor de la muerte. Los admiradores del exterminador nazi Dr. Mengele (El “Ángel de la Muerte”) deben estar celebrando el ser pioneros de esta “Cultura de la Muerte”. - Con una tecnología política maquillada de democracia, y con una ingeniería de marketing social mucho más desarrollada, el totalitarismo del pasado siglo XX parece que no ha desaparecido sino que está mal enterrado.



Pensemos que es mil veces peor el propio hecho del aborto que lo
desagradable que es su reproducción fotográfica

ESTE BLOG PRETENDE MANTENER UN ENRIQUECEDOR INTERCAMBIO DE PUNTOS DE VISTA, MODERADO POR EL AUTOR (fromspanya).

POR ELLO, CADA VEZ QUE SE PUBLIQUE UNA NUEVA ENTRADA, EL AUTOR (fromspanya) APORTARÁ SUS OBSERVACIONES A LOS COMENTARIOS QUE SE HAYAN PODIDO HACER A LAS DIVERSAS ENTRADAS, SIEMPRE QUE ELLO RESULTE PERTINENTE.

LOS LECTORES PODRÁN SEGUIR HACIENDO COMENTARIOS, EN TANTO EN CUANTO LO CONSIDEREN OPORTUNO.





.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Los Cuatro “Valores Frontera”

.
.
No conozco valores superiores a la verdad y a la vida, en ellos consiste el bien. Les siguen, en la eficacia de su aplicación, la Justicia y la Libertad. - Así reza el subtítulo de este blog.

Tener conciencia de que la verdad y la vida, como valores primigenios, se encuentran en la cima de la jerarquía, por encima de todo otro valor, sirve como herramienta de análisis rápido, siempre a mano y sin necesidad de profundas consideraciones, para desmontar mantras ideológicos y descubrir trampas lingüísticas, falacias, demagogias y estafas intelectuales, engaños sociales y políticos que hoy día se nos imponen como verdaderos axiomas a cada paso que damos.

Tener conciencia de que los valores de la verdad y la vida son la esencia del bien, y que su inmediata aplicación a los asuntos de nuestro quehacer cotidiano conlleva, necesariamente, condiciones de Justicia y Libertad, nos permite establecer los cuatro puntos cardinales de nuestra brújula de viaje por la vida. Estos cuatro valores son los “valores frontera”, los cuatro criterios con los que es necesario confrontar toda circunstancia. Tanto más, cuanto más compleja. – Si de entrada, alguno de estos cuatro ingredientes aparece comprometido de alguna forma en un proyecto o en algún postulado, o si se muestran difusos y sombríos en alguna situación, programa o acontecimiento que debamos valorar, sea del tipo que sea, ya podemos empezar a sospechar de su legitimidad sin mucho riesgo de errar.

Es por todo ello, por lo que no podemos considerar legítimas ni aceptables las propuestas que vienen de aquellos que comprometen el valor de la verdad con la utilización de la mentira, con la perversión del lenguaje y con la corrupción del sentido de las palabras, de aquellos que presentan una realidad que no es tal realidad, y que solo son un engaño interesado y oportunista. - No, no son propuestas de recibo. Seguro que no proceden de gentes de fiar.

Es por todo ello, por lo que no podemos considerar legítimas ni aceptables las propuestas que vienen de aquellos que comprometen el valor de la vida con la muerte más o menos disfrazada de derecho a la salud reproductiva de la mujer, como ocurre con el genocidio del aborto, o de derecho a una muerte digna, como ocurre con la eutanasia. - No, no son propuestas de recibo. Seguro que no proceden de gentes de fiar.

Es por todo ello, por lo que no podemos considerar legítimas ni aceptables las propuestas que vienen de aquellos que comprometen el valor de la Justicia confundiendo Justicia con igualdad. Aquellos que nos quieren vender una injusticia disfrazada de derecho a la igualdad. Son las propuestas de aquellos que ignoran la legítima igualdad de derechos y oportunidades de los ciudadanos pero, sin embargo, proponen una igualdad, disfrazada de derecho, para todo aquello que significa menoscabo del mérito, de la iniciativa y de la creatividad individual. - Son las propuestas de aquellos que comprometen la Justicia manipulándola con fraude de ley. Son las propuestas de aquellos que se sitúan lejos de la Justicia independiente que exige toda democracia. - No, no son propuestas de recibo. Seguro que no proceden de gentes de fiar.

Es por todo ello, por lo que no podemos considerar legítimas ni fiables las propuestas que vienen de aquellos que comprometen el valor de la Libertad con un intervencionismo dirigista plagado de favoritismos e intereses, lleno de restricciones y prohibiciones camufladas de regulaciones, normas, ordenamientos, cánones, impuestos, arbitrios, normas, derechos, reglamentos, ordenanzas, estatutos, como ocurre con todos los dirigismos con los que quieren ponerse al volante de nuestras vidas. - No, no son propuestas de recibo. Seguro que no proceden de gentes de fiar.

Es fácil reconocer a los que mienten constantemente. Es fácil reconocer a los que proclaman la “Cultura de la Muerte”. Es fácil reconocer a los que venden igualitarismo en vez de Justicia. Es fácil reconocer a los que restringen libertades. – Seguro que no son gentes de fiar, que no son gente de bien.

En estos cuatro “Valores Frontera" compuestos por la verdad y la vida, la Justicia y la Libertad, no podemos ni debemos transigir. Todos ellos están comprometidos entre sí y tienen una unidad de coherencia y consistencia. Ceder en uno de ellos es ceder en todos, es consentir y condescender con la perversidad y la maldad. El Test de los Cuatro “Valores Frontera” consiste en asegurarnos de que todos y cada uno de estos valores nunca están ausentes, ni quedan comprometidos en cualquiera que sea la situación o propuesta. Este “test” nos permitirá establecer un criterio de opinión responsable para todas aquellas decisiones que requieran agilidad en la toma de una postura moral.

En próximas reflexiones, tendremos oportunidad de dedicar algunas consideraciones a cada uno de estos valores.

Es claro que condescender con la verdad es transigir con la mentira, condescender con la vida es transigir con la muerte, condescender con la Justicia es transigir con la injusticia, y condescender con la Libertad es transigir con la tiranía. - No obstante, los perversos y relativistas morales reclaman que esta forma de ver las cosas, no condescender en estos valores, refleja intolerancia y dogmatismo. Claro, ¿Qué otra cosa van a decir desde la perversidad y el relativismo moral?

Epílogo para creyentes: “No conozco valores superiores a la Verdad y a la Vida, en ellos consiste el Bien”……… es lo que, cuando ejercemos estos valores con el prójimo, los cristianos llamamos Amor, algo bastante más sublime que la solidaridad.


.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Aborto, Ley Natural y Sentido Común

.

Sin pretender epatar ni enmendar nada a las ajustadas declaraciones de Mayor Oreja, sino elaborar sobre sus constataciones acerca de la ley del aborto, me permito un par de notas sobre las mismas.

Dice Mayor Oreja que el aborto es un delito no "porque lo diga la Iglesia sino porque así lo recoge la propia Ley". – Me permito ampliar su comentario en que, asimismo, la Ley contempla el aborto como un delito no solo porque así se legisló un día, sino porque repugna a la Ley Natural.

Mayor Oreja dice más, dice que "el disparate, el salto histórico que da esta Ley, es transformar el aborto como un derecho." - Me permito añadir que, transformar el aborto en un derecho no solo es un salto histórico en el tema del aborto, sino un salto histórico en la pérdida del sentido común de gran parte de nuestra casta política.

Otra asunto es que se discuta la vigencia de una Ley Natural, tal como el progresismo transgresor viene haciendo desde hace tiempo por falta de sentido común, o que este último sea objeto de compra-venta de votos, o ande cada día más escaso.

Información relacionada:

http://www.hazteoir.org/node/26289 (HazteOír)

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=5008 (InfoCatólica)

http://www.libertaddigital.com/sociedad/mayor-oreja-dice-que-el-aborto-es-delito-no-porque-lo-diga-la-iglesia-sino-la-ley-1276378854/ (Libertad Digital)

.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Así de sencillo......."Pon Una Cruz En Tu Blog"


Así de sencillo......, a tenor de la proposición no de ley aprobada en la Comisión de Educación del Congreso por la que se insta al Gobierno a impulsar la retirada de los crucifijos en los centros docentes, al tiempo que la “Dirección General de Inmigrantes” del Ministerio de Trabajo insta a los ayuntamientos para que cedan terrenos para la construcción de mezquitas, me parece oportuno sumar este blog a la campaña “Por la Libertad Religiosa, Pon Una Cruz En Tu Blog”. - La Cruz de los cristianos no ofende, ni provoca a nadie y, menos, a nadie que sea leal a nuestra cultura, y en España.

Ahora la ponemos en los blogs y, si seguimos así, la pondremos en la puerta de nuestras casas, y en los balcones, y en donde haga falta y nos parezca oportuno.……………. Sin estridencias, pero así de sencillo ¿está claro?

A partir de hoy, este blog colgará una cruz en su panel.


.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Aborto - Ni “Autoritas” ni “Potestas”

.
A España se le viene asediando políticamente y, también, haciéndola incurrir en situaciones de caracter político de discutible legalidad. Lo que debían ser ocasionales apelaciones al Tribunal Constitucional parecen estar a la orden del día y, para más castigo, el alto tribunal no funciona, como parece que empiezan a no funcionar muchas de las instituciones del Estado. Pero, las instituciones son herramientas del Estado manejadas por las personas que, como frecuentemente ocurre con toda herramienta, o no las saben manejar o las manejan para otros fines ajenos a aquellos para los que fueron diseñadas. Este último parece ser el caso de nuestro país.

En numerosas ocasiones de nuestra vida política se viene practicando el fraude de ley, la utilización forzada de la ley para interpretarla en términos que permitan utilizarla para otros fines, fines legales pero no legítimos. Fines ilegítimos por cuanto se suponen distintos al espíritu con el que la ley fue creada. - El fraude de ley, junto al fraude lingüístico – la perversión del lenguaje y del significado de las palabras -, son las armas preferidas de aquellos políticos que, travestidos de demócratas, pretenden el asalto y permanencia en el poder bajo el paraguas de una legalidad forzada y, por tanto, ilegítima.

En este contexto, el Gobierno actual está abordando una serie de cambios políticos y sociales de carácter radical que pretenden introducirse por la puerta de atrás de nuestras instituciones, con la ayuda del fraude de ley, y por la puerta de atrás de la opinión pública, con la ayuda del fraude lingüístico (vulgo, populismo demagógico) – Aparte de estas puertas traseras, el Gobierno actual cuenta con la inestimable colaboración de una oposición acomplejada que, sin iniciativa, solo funciona a remolque de los sustos y sorpresas con los que el ejecutivo le hace desayunar cada mañana.

Una de estas iniciativas populistas es el proyecto de ley que ahora se nos presenta bajo el eufemístico título de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que ni es de interrupción porque el embarazo, una vez truncado, no vuelve a ponerse en marcha, ni es voluntaria porque ninguna víctima quiere llegar a tan desgraciada situación. La situación sería similar a la de una Ley de Despido Laboral que enunciáramos como Ley de Interrupción Voluntaria del Empleo para legalizar los despidos por falta de formación. En vez de formar y desarrollar al empleado, se le despide y resuelto el problema. – Aquí, en el embarazo, se mata al niño y hasta la próxima “interrupción voluntaria”.

El Artículo 15 de la Constitución de 1978 dice: "Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral,....." - Todos es todos, no solo los alumbrados sino todos los vivos. ¿O es que el "nasciturus" está muerto? ..... Además, aunque no lo diga la Constitución, para algo está, aunque cada día más escaso, el sentido común ¿hace falta una declaración constitucional para que nos demos cuenta de la obviedad de que es mejor estar vivos que muertos? – Aunque hoy día hay que demostrar hasta lo que resulta evidente y obvio, también es verdad que, como siempre, no hay peor ciego que el que no quiere ver.

El asunto se presenta con dos posturas enfrentadas. Una postura, que rechaza el aborto alegando razones de tipo ético y moral por atentar contra la vida del no nacido, y la otra postura, favorable a la permisividad del aborto, que alega un insólito derecho de la propia mujer, supuesto derecho que infringe el primigenio derecho a la vida de un nuevo ser en sus primeros estadios de vida.- Parece indiscutible que las razones éticas y morales reclaman una jerarquía muy superior, por el origen de su fundamento, a la invocación de un supuesto derecho privativo de la mujer. Está claro que esta profunda quiebra social, como muchas otras que hoy existen en nuestra vida política, requiere de un arbitraje y una moderación institucional que asegure la convivencia social en España.

Con frecuencia se presenta el argumento de que la Constitución no confiere al Rey margen de actuación. Sin embargo, parecería evidente que la Monarquía, con un comportamiento activamente ejemplar y el ejercicio público de una opinión prudente, ecuánime y rigurosa, a lo largo de estos treinta años, se habría hecho acreedora a un reconocimiento de la sociedad que le conferiría el respeto, autoridad moral y ascendencia sobre la opinión pública que supliría la necesidad de tener que disfrutar de cualquier otra prerrogativa constitucional para ejercer su papel de árbitro y moderador de forma más directa. No parece ser el caso.

La extrema izquierda prende fuego a las fotografías del monarca en las calles y le falta al respeto, la izquierda oficial lo chantajea con el “republicanismo”, los hechos consumados y SITEL, y la acomplejada e ineficaz derecha social echa en falta que frene los frecuentes fraudes de ley que la izquierda oficial, con poca tradición democrática, aficionada a manipular y mentir, y siempre bordeando la ilegalidad, comete en temas de Estado. La que llamaríamos extrema derecha, hoy por hoy, y esperemos que por mucho tiempo, no tiene presencia significativa en nuestra sociedad. – En España, la derecha aspira a gobernar, y las izquierdas a ostentar el poder. Son dos fines diferentes.

El Rey parece preferir que la Historia le recuerde como el rey campechano y simpático que propició el proceso de Transición hacia la democracia, y que vivió el intento de golpe de Estado del 23 F en el que no se sabe muy bien qué papel jugó. Como el rey que reinstauró la monarquía y quiso conservarla “como fuera”. – Puestas las cosas así, una vez que la Historia tome distancia, y que la fuerza de las cosas -, porque la Naturaleza es tozuda con la realidad de las cosas - corrija las desviaciones contra natura que suponen el aborto y demás insensateces que hoy día se están cometiendo, sería mejor que a Don Juan Carlos I se le recordara con esta imagen, tal como ha quedado descrita, más que como el Rey del Aborto. Difícil saber, quizá tampoco le importe mucho. Por desgracia, parece que no tenemos a un Balduino de Bélgica que le otorgue altura moral y prestigio a la institución. Nuestra monarquía tampoco parece dar la talla para salirse de lo políticamente correcto y “oportuno”.

Ni Autoritasni "Potestas". A nuestra primera magistratura, la Constitución no le otorga potestas para intervenir en la gestión política de nuestro quehacer diario, pero tampoco nuestra primera magistratura parece querer aspirar a la autoritas que le permitiera tener la ascendencia necesaria para que la opinión pública pudiera mirarse al espejo y orientarse por los caminos del comportamiento ético y del sentido común. Aunque bien pudiera ocurrir que no solo fuera un problema de falta de autoritas, sino de la propia predisposición y sentido de quien ostenta la primera magistratura.
.
La estrechez intelectual de nuestra sociedad solo da la talla para calificar de “fachas” de extrema derecha a todos los que no comen en el pesebre del pensamiento único y lo políticamente correcto, no parece que hayan muchos más argumentos.

Alguna vez he expresado mi convicción de que los relativistas lo son porque antes son oportunistas; porque los oportunistas pregonan el dialogo de consenso y mercadeo, pero nunca la fuerza de una argumentación lógica con pretensiones de veracidad. Porque a los oportunistas solo les sirven los argumentos lógicos y razonables mientras estos favorezcan a sus siempre relativos y cambiantes intereses. Porque si los argumentos no les favorecen en sus intereses no los aceptan, no les interesan, aunque conlleven una lógica aplastante. En eso consiste la falta de creencias y convicciones firmes.

Sabemos que la Constitución no otorga Potestas al Rey, pero no creo ser un atrevido pensando que más de diez millones de españoles echamos de menos el Autoritas en su papel de árbitro y moderador.

sábado, 28 de noviembre de 2009

ESTADO DE CONFUSIÓN (Eurobarómetro)

Se habla mucho de la pérdida de valores en la sociedad de hoy, y la primera pregunta que quizá debemos hacernos cada uno es sobre cuáles son los valores que entendemos como fundamentales, y jerarquizarlos. - Tal como proclama el subtítulo de este blog: “No conozco valores superiores a la verdad y a la vida, en ellos consiste el bien. Les siguen, la Justicia y la Libertad”.

La verdad y la vida no requieren de la existencia de valores previos para su fundamento. Son, lo que podríamos llamar, los valores genuinos, los valores primigenios. Es decir, la verdad y la vida son requisito previo de todo otro valor. – Si no escapa a mi buen entender, la verdad y la vida son los valores supremos que un intelecto rectamente formado puede concebir en un ejercicio racional sobre todo aquello a lo que podemos dar aprecio en nuestras vidas. No creo que se pueden concebir valores de aprecio por encima de la verdad y la vida. Es importante tener esto claro.

Pero ¿qué otros valores les siguen? - Otra vez, si no escapa a mi entendimiento, en una jerarquía rectamente fundada, los valores de aprecio subsidiarios de la verdad y la vida son los de la Justicia y la Libertad. Valores que la dignidad de la persona exige. También, esto es importante tenerlo claro.

Sin verdad y sin vida no hay Justicia ni Libertad.
.
Sin Justicia no puede haber Libertad, aunque sin Libertad tampoco puede existir Justicia.

Me han parecido necesarias estas reflexiones para poder aproximarnos a valorar los resultados del último Eurobarómetro (1+2), el de otoño de 2008, que comenta Lourdes López Nieto en un reciente artículo aparecido en GEES y titulado: “Europa: ¿crisis de valores o victoria del relativismo? - La lectura del artículo me parece del máximo interés, pero lo que aquí pretendo destacar no es la deriva relativista de las instituciones de la Unión Europea en el desarrollo de su primera “constitución”. Tampoco, pretendo comentar la estimación de los ciudadanos con respecto a los valores que aparecen como fundamento de una más que discutida y falsificada “constitución”. Todo ese análisis ya lo hace Lourdes López Nieto en el mencionado artículo, cuya lectura recomiendo. Lo que pretendo destacar es el estado de confusión de la sociedad europea a la hora de establecer una correcta prelación y jerarquía de los valores en que se fundamenta nuestra cultura occidental.

No solo el orden jerárquico que establecen las prioridades de los ciudadanos europeos tiene poco que ver con los valores en que se funda la UE - la democracia, la libertad y el estado de derecho -, sino que aquellos valores que en nuestra reflexión inicial hemos considerado como valores supremos de todo intelecto rectamente formado, la verdad y la vida, aquellos valores primigenios y, por tanto, necesariamente previos a todos los demás, ocupan un lugar preterido en las prioridades de los ciudadanos europeos en cuanto a lo que debe de ser la organización de su propia convivencia. Más bien, los ciudadanos parecen acudir a los tópicos “buenistas” y sentimentaloides con los que hoy se manipula a la opinión pública para conducirla a pautas de comportamiento concretas y predeterminadas.

Las preguntas QD2 y QD3 del Eurobarómetro (1+2) quedan formuladas de la siguiente forma en la encuesta:

QD2: De la siguiente lista, ¿Cuáles son los tres valores más importantes para Vd. personalmente?...............

QD3: ¿Cuáles de los siguientes valores representan mejor a la Unión Europea? …………..

Veamos lo que reflejan las contestaciones de los ciudadanos europeos y españoles a dichas preguntas, según los diversos valores a tener en cuenta:

La "verdad” como valor

Es tremendamente elocuente que en las relaciones sociales y políticas, el valor de la "verdad" ni se plantea en el cuestionario. ¿Cómo puede darse por garantizada su vigencia, cuando es evidente que su falsificación y perversión, la mentira, es moneda de curso corriente, y una de las herramientas de uso más frecuente hoy día en los procesos de formación de mayorías de opinión?

La "vida” como valor
.
QD2: El % de ciudadanos que considera la vida como uno de los tres valores más importantes es: Europeos (43%) y españoles (42%)
QD3: El % de ciudadanos que considera la vida como uno de los valores que mejor representa a la Unión Europea es: Europeos (13%) y españoles (40%)Es de destacar que es en este valor primigenio en el que se alcanza el porcentaje mayor de aprecio por parte de los ciudadanos. Si bien es decepcionante que solo lo sea para un triste 43/42 % de la población.



La "Justicia” como valor (los derechos humanos y el estado de Derecho)

QD2: El % de ciudadanos que considera la Justicia como uno de los tres valores más importantes es:

Derechos Humanos: Europeos (41%) y españoles (38%)
Estado de Derecho: Europeos (17%) y españoles (14%)



QD3: El % de ciudadanos que considera la Justicia como uno de los valores que mejor representa a la Unión Europea es:


Derechos Humanos: Europeos (38%) y españoles (41%)
Estado de Derecho: Europeos (24%) y españoles (7%)

La "Libertad” como valor (libertad individual)
.
QD2: El % de ciudadanos que considera la Libertad como uno de los tres valores más importantes es: Europeos (22%) y españoles (16%)
QD3: El % de ciudadanos que considera la Libertad como uno de los valores que mejor representa a la Unión Europea es: Europeos (10%) y españoles (21%)
.
La Paz como valor
.
El ansia por “la Paz”: Aún siendo el ansia por “la Paz” un valor subsidiario de la justicia y la libertad, un valor que necesita de la integración de muchos otros valores de apreciación (el valor de la voluntad, el de la tolerancia, etc.) pero que previamente necesita de libertad y justicia, la falta de una seria reflexión en valores y la manipulación ideológica a la que está sometida la sociedad lleva a la inconsistencia de que el ansia por “la Paz” ocupe, como valor, la posición más apreciada en la jerarquía de valores estableida por los ciudadanos.
.
¿Cómo puede explicarse y plantearse un proyecto de paz al que aspirar y por el que luchar, si antes no se tiene un aprecio por la libertad, por la justicia, por la verdad y la vida? ¿De qué tipo de paz hablamos?– Veamos los resultados de la encuesta:
.
QD2: El % de ciudadanos que considera la Paz como uno de los tres valores más importantes es de: Europeos (52%) y españoles (45%)
QD3: El % de ciudadanos que considera la Paz como uno de los valores que mejor representa a la Unión Europea es de: Europeos (36%) y españoles (55%)

Tampoco merece pasar por alto que:

QD2: Que por delante de la libertad y la justicia se sitúan en la preferencia de los ciudadanos europeos / españoles los valores de la democracia (24/33%) y la igualdad (18/24%) – Sería curioso imaginar como se logran los valores de la democracia y la igualdad sin previamente alcanzar libertad y justicia.
QD3: Que por delante de la libertad (10/21%), el valor de la igualdad (14/23%) representa mejor lo que hoy es la Unión Europea. – Es deprimente comprobar como el fundamental derecho de “igualdad ante la ley” viene siendo manipulado para degradarlo a un pobre y falso"igualitarismo ideologico".
.
Es ilustrativo analizar y abundar en los resultados del Eurobarómetro (1+2) que el artículo de Lourdes López Nieto nos resume. Mejor hacerlo, después de poner en orden la propia jerarquía de valores. Invito a mis amables lectores a hacer el esfuerzo para su propio beneficio, y también como medida higiénica de defensa frente al inane entorno social. Merece la pena, y es muestra elocuente de la confusión que se observa en la sociedad actual. Esta es la Europa que nos están “cocinando”.
.
Se habla mucho de la pérdida de valores en la sociedad de hoy. Lo primero que debemos hacer es evitar nuestra propia confusión sobre nuestra propia jerarquía de valores.
.
Parafraseando a Jack Welch, Director General de General Electric que sugería “controlar nuestro propio destino, o alguien lo haría por nosotros” (“Control your destiny or someone else will”) …........ Mejor será que decidamos cuales son nuestros valores, antes de que los decidan otros por nosotros !!!

domingo, 22 de noviembre de 2009

ALAKRANA: Misión Deficiente e Insuficiente

.



Ya ha concluido este triste episodio entre los piratas somalíes y los ineptos negociadores de ZP. Los rehenes del Alakrana han sido liberados por los piratas somalíes y no por nuestros gobernantes.

Vaya por delante que todos nos alegramos de que las 36 vidas de los marineros del Alakrana se hayan salvado. Que su rescate con vida era un objetivo prioritario e irrenunciable. Faltaría más. Que todos los marineros salieran con vida de este lamentable incidente era absolutamente exigible al Gobierno. Pero es de evidente escándalo que nos presenten como un éxito la liberación de unos rehenes después de cuarenta y siete días, pagando el doble de lo que pedían originalmente los secuestradores, y con toda la fuerza y recursos que confiere el Estado. Para esto no se necesita ser presidente de ningún gobierno. Conseguir ese tipo de logros, en esas condiciones, está al alcance de cualquier negociador de feria, aparte del Gobierno de ZP. Además, el negociador de feria lo hubiera hecho bastante mejor. Veamos:

  • Sí, cualquier otro negociador que no fuera el Gobierno de ZP lo hubiera hecho mejor, empezando a trabajar de inmediato, en vez de tomarse una larga siesta hasta que los familiares de los marineros comenzaron a movilizarse.

  • Sí, cualquier otro negociador que no fuera el Gobierno de ZP lo hubiera hecho mejor, coordinando todos los recursos ministeriales con una mínima eficacia profesional, en vez de montar el deprimente “numerito” de la vicepresidenta Maputo permitiendo la pelea ministerial por “la medallita”, entre la pacifista Chacón y el tercermundista Moratinos.

  • Sí, cualquier otro negociador que no fuera el Gobierno de ZP lo hubiera hecho mejor, asegurando una estrategia sólida de transparencia informativa, evitando incurrir en mentiras o errores como los de la ministra Chacón, con esas declaraciones de que algunos de los rehenes habían sido desembarcados y que el Ministerio conocía bien la situación de los secuestrados para que, poco después, se supiera que los secuestrados nunca habían salido del Alakrana. – No debemos dejar de recordar que la pacifista Chacón, hoy disfrazada de ministra de cuota, se manifestó en su día con la camiseta de "Tots som Rubianes". Sí, aquel Rubianes que se refirió a España como la “puta España”. Y la ministra es la que, acabado el secuestro, se presentó en rueda de prensa con un Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) que no sabía ni hablar, y que se expresaba ante los micrófonos como un cabo furriel.

  • Sí, cualquier otro negociador que no fuera el Gobierno de ZP lo hubiera hecho mejor, utilizando nuestras Fuerzas Armadas para aislar a los piratas durante el secuestro, y crearles la incertidumbre sobre cómo iban a escapar. Los piratas parece que nunca tuvieron ninguna duda al respecto. – La ministra no tenía claro que lo de “Fuerzas Armadas" hace referencia a la posibilidad de utilizar la fuerza y, además, las armas.

  • Sí, cualquier otro negociador que no fuera el Gobierno de ZP lo hubiera hecho mejor, para aprovechar el requerimiento de solidaridad vasco al Gobierno español, y reclamar el compromiso y coherencia de la opinión pública vasca, y de sus instituciones, sobre su pertenencia a España. – Hemos podido comprobar que “no habían llegado todavía a puerto los marineros secuestrados”, cuando sus familias se permitieron despreciar públicamente a España.

  • Sobre todo, cualquier otro negociador que no fuera el Gobierno de ZP lo hubiera hecho mejor, no solo asegurando la protección irrenunciable de las vidas humanas de nuestros ciudadanos sino, además, ejerciendo el cumplimiento de los principios de seguridad y firmeza que todo Estado Democrático de Derecho debe mantener y defender frente al comportamiento facineroso de los piratas, o cualquier otro enemigo de la democracia.
El Gobierno de ZP se ha aplicado en proclamar por todos lados que lo más importante era que los 65 marineros salieran con vida de esta peripecia..................... Pero ¿quién discute tal circunstancia? – Es en esta exigencia en la que el Gobierno se ha escondido para no enfrentarse a su otra responsabilidad de gobierno: La obligación de que los piratas somalíes no se salieran con la suya. Esta última obligación, incumplida por el Gobierno de ZP, se esconde y se minimiza con el martilleo de que lo importante era salvar la vida de los rehenes.

No, Sr. Zapatero, para un Gobierno responsable, lo más importante son las dos cosas. Nosotros no le pagamos la mitad del sueldo, se lo pagamos entero. –El señor Zapatero y su Gobierno no se ganan los sueldos que les pagamos. El señor Zapatero y su Gobierno son unos ineptos y unos chapuceros que han permitido que los principios de la Democracia hayan cedido ante la fuerza bruta de cuatro piratas desharrapados.

Gobernar democráticamente es duro y exigente. Consolidar nuestra democracia exige a los gobernantes pruebas de fortaleza frente a las legítimas pero, muchas veces, inconvenientes pretensiones de los ciudadanos. Incluso, con frecuencia, estas pretensiones ciudadanas pueden conllevar el riesgo de pérdida de vidas para la nación y de votos para el partido gobernante. En ser capaz de afrontar con sentido de Estado esas decisiones difíciles y embates de la política, reside la verdadera “autoritas” que debe tener el gobierno de una nación. No ha sido el caso.

El Gobierno, además de tener la obligación de preservar la vida de los 36 rehenes, tenía otra obligación, la obligación de mostrar la autoridad, y ejercerla, ante los piratas. Lograr que los piratas no se salieran con la suya. Aun a riesgo de las vidas de los rehenes. - Salvar las vidas era necesario pero no suficiente.

Nosotros, la sociedad, teníamos la obligación de exigir al Gobierno que ejerciera esa autoridad y, además, que asegurara la vida de los rehenes.

Ante este reto de los piratas, como ante el reto totalitario del Islamismo radical, hace falta un Gobierno, una sociedad, y una ciudadanía, todos ellos dispuestos a entregar sus vidas por su país en defensa de unos principios democráticos, si ello llegase a ser necesario. Eso es algo que nuestro Gobierno debiera hacer saber a todo tipo de delincuencia nacional e internacional, en vez de ejercer un entreguismo que reafirma a todo delincuente y enemigo en la certeza de que el gobierno y la ciudadanía antes se pondrán cobardemente de rodillas que arriesgarán una vida. También lo debería saber, y asumir, la sociedad.

Ni el Gobierno ha ejercido autoridad ni fortaleza alguna, ni una sociedad como la nuestra, atontada por un “buenismo sentimentaloide” falto de ideales, principios y creencias firmes y sólidas, se lo ha exigido. Vivimos en una sociedad mentalmente débil, con un Gobierno mentalmente débil.
.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Zapatero, el Pisuerga, y Franco



Rodríguez Zapatero, en recientes declaraciones, ha dicho que en España se tenía viva "la experiencia" de la caída del Muro de Berlín por la "caída reciente del muro" del Franquismo. También, que su recuerdo más vivo de la caída del Muro de Berlín fue el del propio proceso: “el poco tiempo en el cayó todo el imperio (soviético) y de manera tan pacífica. – Para entender a R. Zapatero ya se sabe, cuando habla de paz se refiere a los cien millones de muertos provocados por el régimen comunista en sus tres cuartos de siglo de tiranía.

Por otra parte, no podía ser de otra forma. Como decía el matador de toros Rafael Guerra, "Lo que no pué sé no pué sé y además es imposible”. Rodríguez Zapatero, a propósito de que el Pisuerga pasa por Valladolid, no podía dejar pasar una ocasión como la de la caída del Muro de Berlín para provocar a sus conciudadanos, y desviar el foco de atención que el XX aniversario de su caída pone sobre el socialismo real, reflejando el drama de los países de la Europa del Este. Zapatero retuerce la conmemoración histórica para asociar en la opinión pública las imágenes del Muro de Berlín con el "franquismo". Esa es su especialidad. Ya sabemos que este hombre, aparte de su vocación de mentiroso, es un experto y sectario manipulador al que le gusta dividir voluntades más que aunarlas, al modo de Joseph Goebbels, su admirado maestro en propaganda.
Tampoco estaría de más que Rodríguez Zapatero dejara de ignorar que el imperio soviético, cuya caída le pareció rápida y pacífica, lo fundaron sus primos hermanos ideológicos, los marxistas comunistas, los del socialismo real. Concretamente, su tío Vladímir Iliich Uliánov. Probablemente, más conocido en casa de ZP como “tío Lenin”.

A Rodríguez Zapatero le gusta crear polémica a partir de una provocación que genere tensión. Pues esta vez, y sin que sirva de precedente, vamos a darle gusto, en parte. - Solo en parte, porque no tengo la menor intención de brindar argumentos para un dialogo razonado que resultaría imposible llevar a cabo dentro del marco irracional propio de todo relativista como ZP, o sus fanáticos seguidores. Lo único que debemos pretender ante un inepto para el dialogo es exponerlo frente a sus propios hechos. Nada más.

Por ello, no me resisto a la digresión de poner la figura de un personaje de la catadura felona y desleal de Zapatero, una vez tomada en cuenta la distancia moral que los separa, frente a otra figura como la de Franco, sobre cuyos valores de lealtad a su patria y de integridad militar son objetivables e incuestionables. Dicho sea, con independencia de que con su régimen se pueda estar en total acuerdo, de acuerdo en parte, o en total desacuerdo.

Hace tiempo que se había dejado de hablar de Franco y del "franquismo". Los que no vivimos la Guerra Civil, pero tuvimos oportunidad de vivir el “franquismo” sin ninguna vehemencia ni enardecimiento político, no tenemos que hacer ningún esfuerzo para reconocer que, superados los horrores de la contienda en ambas partes, la trayectoria del régimen de Franco, con todos sus errores morales y políticos, permitió el desarrollo económico de España con la creación de una extensa clase media antes inexistente.

Durante los últimos treinta años, todos sabemos que la interpretación “políticamente correcta” del régimen de Franco, y de su figura política, la de sus aciertos económicos, y la de sus indiscutibles errores morales y políticos, ha sido llevada a cabo fuera del contexto histórico de la realidad de una II República que solo ofrecía caos moral y social. La deformación, mejor decir la manipulación, a la que se está sometiendo la Historia de España resta justificación a cualquier crítica objetiva que pueda hacerse sobre los errores de aquella etapa histórica del "franquismo", y da pie al “con Franco vivíamos mejor”. - El profundo rencor personal que Zapatero exhibe hacia Franco, rencor que parece gusta en trasladar de generación en generación, así como el desprecio hacia la realidad de hechos históricos, hacia la propia Historia vivida, proclaman el nivel de su farsante y hedionda intimidad, así como su inmoralidad personal.

Con Franco se podrá estar de acuerdo, en total desacuerdo, disentir, discrepar, divergir, oponerse, enfrentarse, o levantarse en armas, pero no se puede discutir que fue un personaje leal a su idea de España, a la patria en que nació, un militar íntegro y profesional. - Con Zapatero, para el que “España es un concepto discutido y discutible”, lo único que le pide el cuerpo a un ciudadano leal a su patria es desear que la Historia de España se lo trague y lo eche al vertedero de la memoria histórica de todos aquellos que fueron personas indignas de ostentar responsabilidades públicas en el país que, habiéndoles visto nacer y dado de comer, han traicionado. Dicho sea sin acaloramiento alguno, dicho sea desde el sentir de quien no vivió la Guerra Civil, pero vivió los años del “franquismo” sin rencores hacia nada ni hacia nadie.

También, sin ninguna vehemencia ni enardecimiento político, podemos decir que Franco fue un dictador autoritario que, al margen de los juicios políticos de cada cual, representó el deber y la lealtad a sus principios. Zapatero es un gobernante sin principios, administrador de complacencias y agrados, de inclinaciones totalitarias que, al margen de juicios políticos, personifica una política dedicada al rencor y a la disgregación social.

No es arriesgado decir que Franco, con todo el “derrumbe de muro” que se le quiera y deba atribuir, y Zapatero, con todo su rencor, su inmoralidad, su incompetencia, su talante, y su currículo de destrozos sociales e históricos, no son objetivamente comparables en forma alguna, ni como políticos, ni moralmente. – Nos recordaba el otro día Jiménez Losantos en su columna de El Mundo una frase de Solzhenitsyn que en TVE, allá por 1976, enterrado Franco y en marcha la Transición, decía que "comparar la URSS con el franquismo era una broma pesada”. De forma similar, intentar encontrar una aproximación moral a las figuras de Franco y Zapatero, más que broma pesada sería de mal gusto. Pertenecen a diferentes categorías humanas - la una militar, la otra góthica y relativista sin principios -, con gran superioridad profesional y lealtad moral a España por parte del General, y para beneficio de la misma.

Todo ello, dicho sea de paso y “zin acritú”, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y después de treinta años de curiosa y peculiar democracia.
.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Los Nuevos Muros De Berlín

.

Hemos pasado el fin de semana con programas de televisión en donde nos mostraban vídeos sobre la caída del Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989, sobre las penosas condiciones de vida en la antigua y paradójicamente autodenominada República Democrática Alemana (la RDA) que de democrática no tenía nada. Hemos visto cómo los alemanes del Este se apresuraron a pasarse a la Alemania Occidental, la actual República Federal de Alemania. Era el comienzo del fin de la Guerra Fría. O eso creíamos, ¿Cómo se llama la de ahora? - Unos meses después, colapsaba el bloque de la Europa Oriental subyugado bajo el totalitarismo de la Unión Soviética.


Se celebra hoy el XX aniversario de la caída del Muro de Berlin. Los alemanes, y todos los amantes de la libertad, celebramos en su día, y celebramos ahora, la superación de aquella injusta y terrible situación de la Europa dividida. De las familias separadas durante largos años, de gentes acribilladas a balazos por intentar atravesar el Muro de Berlín para reunirse con los suyos o, simplemente, para poder soñar con tener un futuro normal de familia y trabajo en un régimen de libertades. Todos ellos pagaron precios muy altos por estas libertades. Hoy, muchas gentes en nuestra sociedad piensan que esas libertades se disfrutan gratis. Que las garantiza el Estado, y por eso le llaman el "Estado de Bienestar". O que esas libertades las otorga la Madre Naturaleza a todo el que nace. En el mejor de los casos, que son historias superadas del pasado que, naturalmente, ya no pueden volver a ocurrir.

Pocos se dan cuenta de que los totalitarismos son históricamente recurrentes. Que la humanidad, por su propia naturaleza, tiene tendencia a creer que esas experiencias dolorosas son historias de otros. Que la Historia solo tiene progreso y no regreso. No es así.

Teorizar sobre la verdad y la vida nos suena a deleite angelical, a soñar despiertos, a filosofía alejada de la realidad diaria. Pues bien, utilicemos el lenguaje de lo que nos resulta más cercano a nuestra realidad histórica para decir que los síntomas por los que se pueden prevenir y avistar a distancia los intentos de tiranía y totalitarismo, siempre recurrentes, son los indicios de mentiras y los augurios y señales de muertes. A fin de cuentas, son los opuestos de la verdad y de la vida. – Es la carencia de estas últimas, o la presencia de la mentira y la muerte, la que nos lleva, sin remedio, a la falta de libertades y a la falta de justicia en las que consiste la tiranía y el totalitarismo.

La verdad es que los totalitarismos siempre intentan volver aunque lo suelen hacer bajo formas nuevas, difíciles de descubrir por los incautos. Por otro lado, las personas también tenemos inclinación a pensar que los síntomas que anticipan a los totalitarismos han de tener mal aspecto. Nada más errado. Pocas veces el mal se anuncia con aspecto desagradable que convoque al rechazo. Sería estúpido por su parte. Todo el mundo, menos los corruptos e ingenuos, lo objetarían.

Las nuevas formas de totalitarismo son presentadas por sus autores, muchos de ellos con la misma ideologia del socialismo real del antiguo Berlín Oriental, bajo nuevos aspectos “buenistas” con el atractivo de sus presuntos beneficios sociales, avances democráticos, nuevos derechos, sentimientos nacionales, etc., por el que sus postulantes se presentan como adalides del siempre hipnotizante y narcotizante "cambio" a no se sabe qué. - Son los líderes populistas que prometen futuro en forma de “humo” y progreso social.

Y ¿cómo podemos distinguir con rigor cuales son los síntomas de esos totalitarismos recurrentes, en ciernes, de los verdaderos retos y avances sociales que pueden ser proclamados y alcanzables por los verdaderos líderes? – Realmente, no es complicado identificarlos si se disfruta de una mínima objetividad.

Es posible llevar a cabo un sencillo “test” que difícilmente resisten las intenciones y estrategias totalitaristas que buscan el poder por el poder. Para ello, basta explorar en sus contenidos cualquier atisbo de:

A) Mentiras y destrucción de la vida. Cuando las políticas, propuestas, leyes, estrategias, etc., conlleven elementos mentirosos, o comprometan la protección de la vida, nos encontramos, con certeza, ante un proyecto inexorablemente totalitario.

B) Injusticias y recorte de libertades. Cuando las políticas, propuestas, leyes, estrategias, etc., conlleven elementos injustos, o un recorte de las libertades individuales, nos encontramos, con certeza, ante un proyecto inexorablemente totalitario.

Es por ello, por lo que debemos descubrir, con nuestra sensibilidad personal, por debajo de sugerentes e ilusionantes proyectos, aquellos que esconden el germen de una intención totalitaria para alcanzar el poder por el poder. Somos nosotros los que debemos denunciar, públicamente, tales contenidos de mentira y muerte, de injusticias y recortes de libertad para los que debemos tener, con ellos sí, una “tolerancia cero”.

El totalitarismo recurrente volverá, está siempre ahí, en forma de leyes de “memoria histórica” que excluyen la mitad de la Historia y dividen a la nación; en forma de “derecho a abortar”, derecho de muerte, que se presenta como un derecho de la mujer; en forma de “Educación para la Ciudadanía”, que se presenta como educación pública y democrática; en forma de “retirar los crucifijos de las aulas”, que se presenta como un intento de tolerancia religiosa. Todos estos proyectos, siguen siendo nuevos Muros de Berlín que dividen y aislan a la sociedad, nuevos intentos totalitarios, levantados y construidos sobre cimientos de mentiras, muertes, injusticias y recortes de libertades.

No podemos dejar que levanten nuevos muros, no podemos dejar de derribarlos, si no queremos volver a ser esclavos del bienestar que nos prometen en un nuevo Berlín Oriental.


.

domingo, 1 de noviembre de 2009

“Tuneo” de Conciencias

.
En las condiciones actuales de la rígida disciplina de partido que padecen nuestros representantes parlamentarios en Cortes, incluso en cuestiones que afectan a su conciencia moral, se les presentan dos opciones para ejercer como tales diputados:

· Adaptar sus conciencias a la doctrina moral de sus partidos, o bien


· Ser unos inmorales, si sus partidos no tienen desarrollada una doctrina moral.

El primero de los casos, en las circunstancias actuales de la política, la posibilidad de que los partidos políticos estén comprometidos con una doctrina moral explícita y concreta, conlleva un paisaje de “aurora boreal”. Imaginar que, en la actualidad, nuestros partidos políticos estén preocupados y comprometidos con unos principios morales determinados, me parecería caer en la ingenuidad más candorosa y de virginal inocencia.

La segunda de las opciones que se le ofrecen a nuestros desvalidos diputados, la de ser unos inmorales, es la otra alternativa en la vida política de la España actual. Los principios por los que se rige la vida de los partidos hoy en día, no parecen tener otra referencia ética que aquella que sigue a las encuestas de opinión. Sin embargo, dado el nivel estulticia moral de nuestra sociedad, la inmoralidad de un diputado puede no ser un grave impedimento para el logro de votos, especialmente en algunos partidos abiertamente inmorales.

El problema estriba en que esta segunda opción no aparece como muy presentable ante algunos sectores sociales con alguna, aunque sea mínima, exigencia moral. En España, gracias a Dios, todavía quedan reductos sociales con conciencia moral y referencias éticas cuyos votos son objeto de deseo.

Son a los diputados que pueden acceder a estos sectores, de izquierdas o de derechas, diputados todavía no contaminados por la inmoralidad reinante, a los que el señorito Bono, Presidente del Congreso y ferviente “católico de toda la vida”, se refirió el otro día en el Foro Cope-Castilla-La Mancha, diciendo: «Si un diputado está en contra de una ley porque su conciencia así se lo ordena, lo que debe hacer es dejar el escaño»…… En otras palabras, al entrar en el Congreso, los diputados deben dejar su conciencia moral colgada en el perchero de la entrada.


Dada su experiencia personal, el señorito Bono lo que ofrece a los diputados con exigencias morales es una tercera opción: Tener una conciencia como la de su postizo capilar, su perico, poder gozar de un tocado moral de “quita y pon”. Al igual que Groucho Marx: "Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros." - ¿Qué tal?

Por si no fuera suficiente, el señorito Bono también explicó que en el sistema electoral español el «voto en conciencia esta prácticamente desterrado. Cualquier persona por inadecuada que sea, puesta en una lista adecuada puede salir elegida, pero si un diputado está en contra de una ley porque su conciencia así se lo ordena, lo que debe hacer es dejar el escaño, pero el voto es más del partido, como la opinión es de la persona». José Bono “dixit et pixit”.

El señorito Bono objeta, de un plumazo, junto a ese voto desterrado, la “Libertad de Conciencia”, uno de los principios básicos de las democracias occidentales. Con este discurso, el señorito Bono exige a los diputados que ignoren lo que les pueda dictar su conciencia. Esta es la dictadura moral del señorito Bono. Estos son sus principios éticos. Los principios de la izquierda moderada que sufrimos.

Es verdad que en el lenguaje “cantinflesco-zapaterano” con el que se expresa el señorito Bono es confuso interpretarlo. Esa perogrullada de que ….. “Cualquier persona por inadecuada que sea, puesta en una lista adecuada puede salir elegida, pero si un diputado está en contra de una ley…..” - ¿Una persona inadecuada puesta en una lista adecuada? ¿Qué quiere decir con eso de una persona inadecuada? ¿Qué quiere decir con eso de una lista adecuada? – Personalmente, creo que no quiere decir nada. Que solo hace ruido con la boca con su lenguaje vacío, pomposo, y fatuo. – Estos “Nuevos Bárbaros” no dicen nada sensato y, consecuentemente, dicen unas barbaridades que no se sostienen ante unas mínimas exigencias de un discurso lógico, moral, o con pretensiones democráticas. Ellos están todavía en plena “Invasión Bárbara” (I y II)




El señorito Bono, tomando ejemplo en el tuneo de vehículos” de las “Obras Completas” de su colega Ernest Benach, el President-jardiner del Parlament de Catalunya, se “tuneó” con un posmoderno “spoiler capilar”. Ahora, viene a sugerirnos que, ante cuestiones morales y de conciencia, los diputados a Cortes deben “tunear” sus conciencias con un postizo de “quita y pon” que les permita prescindir de toda moralidad en sus responsabilidades parlamentarias.

El señorito Bono, en este ejercicio de “tuneo” de conciencias, mantiene su ya clásico y tradicional fariseísmo mostrándonos que, debajo de su bisoñé de “católico de toda la vida”, no tiene otros pelos, ni principios, que sus promiscuos intereses personales. Eso sí, políticamente “tuneados” según demande su partido político. Tratándose del P$OE, no hay muchas más fuentes que descubrir en el Nilo. Verde y con asas, o blanco y en botella, o “góthico” y con tupé…. Como Vds. prefieran.

.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Rajoy ¿Problema u Obstáculo?


A quien se moleste en leer estas líneas, le pediría tomar un poco de distancia de la actual disputa entre Gallardón y Aguirre para ver el conjunto del escenario geográfico y temporal de la política nacional. La disputa en sí, no es más que un síntoma pestilente del juego de poder que se lleva entre manos el alcalde de Madrid y esa parte de la militancia oportunista que, desde hace tiempo, sobra en el PP.




La situación socio-política en España, la relación entre partidos y dentro de ellos mismos, se ha degradado de tal manera en nuestro país que, por necesidad, nos conduce al maniqueísmo de tener que establecer dos grupos de políticos e instituciones: La de aquellos que, sin ser serafines, ni de lejos perfectos, aún cometiendo errores y equivocaciones, son políticos bien intencionados que pretenden llevar adelante el país. Por otro lado, la de aquellos a quienes solo mueve el afán de poder y utilizan cualquier método para conseguirlo. El P$OE, que pertenece, por desgracia e indiscutiblemente, a este último grupo, es una estructura de poder, por el poder, y para el poder. El PP de Rajoy, por su parte, parece estar decidido a seguir los mismos modos que el P$OE, pero sin posibilidades de alcanzar el poder.

Si las personas honorables, que seguro las hay dentro del PP, no tienen la fuerza para hacerse oír y valer dentro del partido, si no hay un clamor dentro del PP por un Congreso Extraordinario que recoja el descontento general de aquellos que les han venido votando en el pasado, entonces es que el PP está absolutamente rendido y perdido. La estrategia actual de la cúpula del PP, la coacción a sus antiguos votantes liberales, ahora sin partido al que votar, le hará perder más votos cada día que pase. Rajoy es un político que pierde votos aún estando en la oposición. Por todo ello, si de algo hay que hablar en la derecha española, es de la necesidad urgente de un Congreso Extraordinario del PP, o de un nuevo partido. - Rajoy ya no es el líder del PP, ni de nadie, si alguna vez lo fue.

El problema en el PP no es Rajoy, el problema en el PP no es Gallardón. - Rajoy y Gallardón son los obstáculos. Problema es aquello que aún puede resolverse, lo que no es el caso ni de Rajoy ni de Gallardón, obstáculo es aquello que hay que superar. El problema son los líderes que esperemos existan y afloren en el PP, y que deben revalidarse públicamente, incluida Esperanza Aguirre. Pero si estos líderes no aparecen o no existen ¿qué tipo de partido es el PP? ¿un partido sin aspirantes políticos?

Sí, no sé a qué esperan para pedir un Congreso Extraordinario aquellos líderes del PP insatisfechos con su deriva ¿a que los designen candidatos sin pelear? - Si Esperanza Aguirre, u otro aspirante a liderar los valores que dicen defender, no empiezan a reivindicar y a tomar decisiones sobre un cambio de orientación radical en la política del PP, se estarán comportando como el indeciso y dubitativo Rajoy. .……………….. Entonces, habremos de resignarnos a sufrir esta dictadura, esta “Partitodura del P$OE” digna de una novela de Mario Puzzo. Nos veremos forzados a tomar el camino de otros 100 años de la “honradez” que ya conocemos.

Si esa es la situación a la que la inanidad de los políticos del PP aboca a la ciudadanía, tendremos que acudir a Don Vito Corleone para que nos haga una oferta que no podamos rechazar y que, como lacayos del P$OE, asintamos al desprecio por unos políticos de la derecha que, hoy por hoy, hacen cada vez más méritos a ello. - A la Corona más vale no tocarla, no sea que aún salgamos peor. En todo caso, ya le dirá el P$OE lo que tiene que hacer, y por dónde se tiene que ir. Además, como ya dejó de existir hace tiempo, eso que nos ahorramos.
.

Te haré una oferta que no podrás rechazar .........

PD.- ORTEGA LARA: "Me sentía identificado con el PP de los 90, con el de ahora francamente no" (Es-Radio - "Es La Mañana de Federico" 28.10.2009)

sábado, 24 de octubre de 2009

SENTIRSE ESPAÑOLES

.


Hace algún tiempo, un amigo extranjero procedente del otro lado del Atlántico me preguntaba, y se interesaba, por conocer qué es lo que a los españoles nos hace sentirnos como tales.

Hace unos días, en una de las tertulias frecuentes en nuestros medios, oí declarar a uno de los participantes en la misma que una de las concentraciones llevadas a cabo en Madrid, con motivo de la candidatura de esta ciudad a los Juegos Olímpicos del 2012, le hizo emocionarse y sentirse verdaderamente español. – No me quedé perplejo porque creo conocer a este mi país de nacimiento, pero me entraron ganas de buscar mi pasaporte para ver cual era mi nacionalidad verdadera. – Detrás de la emoción que algunos podamos sentir ante la exaltación de un símbolo o un evento que represente a España ¿Hay algo más? ¿Qué sentimos, aquellos que todavía sintamos algo, en estas circunstancias?

¿En qué consiste ser español? …. La cuestión no está exenta de sentido. Hoy, muchos de nuestros irresponsables políticos nos la sugieren sin recato. También es verdad que hay quien no necesita respondérsela. Algún necio hay para quien España es un concepto, una abstracción, discutida y discutible.

Hasta donde se me alcanza, la cohesión que permite a un pueblo sentirse singularmente como tal pueblo, como una nación diferente a otros pueblos y naciones, puede deberse a diversos factores que conforman su cultura nacional. Principalmente, podríamos resumirlos en los siguientes: Territorialidad, lengua, Historia, y valores compartidos en un proyecto de futuro.

Cuando nos acercamos a comprobar el estado de salud de cada uno de estos factores, que son los que pueden configurar nuestro carácter de nación española, el balance de la situación no puede ser más decepcionante:

En un mundo cada vez más global, la “territorialidad” que un día, hace cada vez más años, nos delimitaba las fronteras de nuestra singularidad como nación, va perdiendo sentido. Han desaparecido los puestos fronterizos, y los ciudadanos de otros países circulan y trabajan libremente en otros territorios muy diferentes a aquellos de los que son oriundos. Este proceso no parece ser coyuntural, sino que parece que cada vez se acelera más.

En cuanto a la lengua nacional española, la lengua castellana, tremendo vehículo de cohesión cultural y nacional, herramienta de expresión de nuestra más íntima personalidad, instrumento de articulación de nuestro pensamiento, viene estando sometida a un deterioro y empobrecimiento sin parangón como nunca antes había sucedido. Los nacionalismos que relegan el castellano a un segundo plano, cuando no lo atacan despiadadamente, son potenciados por la complicidad de débiles y nefastas políticas de educación de los gobiernos centrales.

En lo que se refiere a la Historia compartida, es verdad que ha sido compartida mientras el pueblo se ha sentido una misma nación. Actualmente, al margen de las mentiras interesadas que se propagan sobre nuestro pasado, podríamos decir que en el mismo momento en que un pueblo se siente protagonista de varias historias diferentes, en ese mismo momento, deja de compartir la Historia y la nacionalidad.

Cuando la territorialidad, la lengua, o la Historia son factores cuya evolución en la vida de una nación va en retroceso, solo cabría sentirse cohesionados por aquellos valores compartidos que puedan reflejar un proyecto de futuro. Es el caso sobre el que se ha basado gran parte de la envidiable cohesión nacional de los Estados Unidos, un país en el que esos valores compartidos de futuro han ido por delante de su realidad territorial, de su lengua, y han ido creando su propia Historia.

En unas circunstancias en las que el solar de nuestro territorio se encuentra cada vez más integrado en la Unión Europea, en el que nuestra lengua e Historia comunes son sistemáticamente marginadas y despreciadas por el impulso de nuestros propios gobernantes, que propician y provocan este tipo de derivas, la pregunta que queda hacernos es: ¿Cuales son nuestros valores compartidos para un proyecto de futuro?

Si hoy inquiriéramos a cada uno de los ciudadanos con pasaporte español, las respuestas podrían postrarnos en un estado de depresión o catalepsia. ¿Cuales son los valores que compartimos los españoles? ………………. Yo he osado hacerlo, dentro de mi más que humilde universo de población, y los valores de futuro a que fui referido no se han salído de los consabidos tópicos y oportunistas generalidades acomodaticias, políticamente correctas. Vaguedades tales como la tolerancia del entreguismo, el estado de bienestar subvencionado, la igualdad ignorante del mérito y del esfuerzo personal e individual, el cambio por el cambio, etc. – Pocos eran aquellos que se referían a los valores de aquel amigo del otro lado del Atlántico que le hacían sentirse norteamericano, y que se interesaba por lo que a nosotros nos hacía sentir españoles. - Claro, mis encuestados no eran “infames norteamericanos” con esos valores concretos y tremendamente prácticos y eficaces en una democracia: Las tradiciones de la propia cultura, esa cultura que siente respeto por la verdad y la vida, la Justicia, la separación real de poderes, la libertad de creencias y conciencia, la libertad de expresión, la libertad en la educación de nuestros hijos, etc.

Aquí, a la mitad de la población, parece que le basta con sentirse “ciudadano de la ceja” y la subvención. No es mi caso, yo, más bien, me siento "infame".