miércoles, 28 de octubre de 2009

Rajoy ¿Problema u Obstáculo?


A quien se moleste en leer estas líneas, le pediría tomar un poco de distancia de la actual disputa entre Gallardón y Aguirre para ver el conjunto del escenario geográfico y temporal de la política nacional. La disputa en sí, no es más que un síntoma pestilente del juego de poder que se lleva entre manos el alcalde de Madrid y esa parte de la militancia oportunista que, desde hace tiempo, sobra en el PP.




La situación socio-política en España, la relación entre partidos y dentro de ellos mismos, se ha degradado de tal manera en nuestro país que, por necesidad, nos conduce al maniqueísmo de tener que establecer dos grupos de políticos e instituciones: La de aquellos que, sin ser serafines, ni de lejos perfectos, aún cometiendo errores y equivocaciones, son políticos bien intencionados que pretenden llevar adelante el país. Por otro lado, la de aquellos a quienes solo mueve el afán de poder y utilizan cualquier método para conseguirlo. El P$OE, que pertenece, por desgracia e indiscutiblemente, a este último grupo, es una estructura de poder, por el poder, y para el poder. El PP de Rajoy, por su parte, parece estar decidido a seguir los mismos modos que el P$OE, pero sin posibilidades de alcanzar el poder.

Si las personas honorables, que seguro las hay dentro del PP, no tienen la fuerza para hacerse oír y valer dentro del partido, si no hay un clamor dentro del PP por un Congreso Extraordinario que recoja el descontento general de aquellos que les han venido votando en el pasado, entonces es que el PP está absolutamente rendido y perdido. La estrategia actual de la cúpula del PP, la coacción a sus antiguos votantes liberales, ahora sin partido al que votar, le hará perder más votos cada día que pase. Rajoy es un político que pierde votos aún estando en la oposición. Por todo ello, si de algo hay que hablar en la derecha española, es de la necesidad urgente de un Congreso Extraordinario del PP, o de un nuevo partido. - Rajoy ya no es el líder del PP, ni de nadie, si alguna vez lo fue.

El problema en el PP no es Rajoy, el problema en el PP no es Gallardón. - Rajoy y Gallardón son los obstáculos. Problema es aquello que aún puede resolverse, lo que no es el caso ni de Rajoy ni de Gallardón, obstáculo es aquello que hay que superar. El problema son los líderes que esperemos existan y afloren en el PP, y que deben revalidarse públicamente, incluida Esperanza Aguirre. Pero si estos líderes no aparecen o no existen ¿qué tipo de partido es el PP? ¿un partido sin aspirantes políticos?

Sí, no sé a qué esperan para pedir un Congreso Extraordinario aquellos líderes del PP insatisfechos con su deriva ¿a que los designen candidatos sin pelear? - Si Esperanza Aguirre, u otro aspirante a liderar los valores que dicen defender, no empiezan a reivindicar y a tomar decisiones sobre un cambio de orientación radical en la política del PP, se estarán comportando como el indeciso y dubitativo Rajoy. .……………….. Entonces, habremos de resignarnos a sufrir esta dictadura, esta “Partitodura del P$OE” digna de una novela de Mario Puzzo. Nos veremos forzados a tomar el camino de otros 100 años de la “honradez” que ya conocemos.

Si esa es la situación a la que la inanidad de los políticos del PP aboca a la ciudadanía, tendremos que acudir a Don Vito Corleone para que nos haga una oferta que no podamos rechazar y que, como lacayos del P$OE, asintamos al desprecio por unos políticos de la derecha que, hoy por hoy, hacen cada vez más méritos a ello. - A la Corona más vale no tocarla, no sea que aún salgamos peor. En todo caso, ya le dirá el P$OE lo que tiene que hacer, y por dónde se tiene que ir. Además, como ya dejó de existir hace tiempo, eso que nos ahorramos.
.

Te haré una oferta que no podrás rechazar .........

PD.- ORTEGA LARA: "Me sentía identificado con el PP de los 90, con el de ahora francamente no" (Es-Radio - "Es La Mañana de Federico" 28.10.2009)