viernes, 16 de abril de 2010

EL DERECHO A LA "LIBERTAD DE TENSIÓN" (“Botellón" en la Complutense)

.


Es la tradición genética de nuestro socialismo patrio. Se trata de una vocación atávica que la izquierda de este país descubrió durante la Segunda República, propensión genética que Felipe González ejercitó con Suarez, y Zapatero asumió en un 11-M de triste memoria. – Por si quedaba alguna duda, ZP ya manifestó esta devoción por el “agitprop” en una confidencia a Iñaki Gabilondo durante la campaña a las elecciones de 2008: “….lo que pasa es que nos conviene que haya tensión… yo voy, a partir de este fin de semana, a dramatizar un poco, pero nos conviene mucho”. – Pues en esas seguimos, le conviene que haya tensión. Nunca les ha preocupado el daño social e institucional que se pueda producir, siempre que ello les sirva para ocupar el poder real. Ahora, andan, otra vez, abonando el terreno, sembrando tensión y discordia social en preparación de la próxima campaña electoral. Es lo suyo. Es el sucedáneo del “doberman” que les funciona con ciertas gentes.

En contra de lo que es su deber y responsabilidad de aunar voluntades y buscar soluciones sociales y económicas en bien de España, como ésta es un concepto discutido y discutible, ZP se dedica a generar en los estratos más inmorales de la sociedad un efecto similar al de una intoxicación etílic
a. ZP confunde, marea, anula la voluntad de la turba de “ebrios de la ceja” que sienten la necesidad de seguir ingiriendo su mosto hasta la nausea que, ineludiblemente, les conduce a una vomitona guerra-civilista en cualquier “botellón” que celebren en la primera Universidad Complutense que les venga a mano, y de la mano, de un ex-fiscal del anterior régimen y de un rector oportunista. - No discurren, no presentan argumentos ¿de qué?, estos pseudo-intelectuales no discurren. Vociferan y se embriagan de odio y rencor contra sus propios padres biológicos que proceden del más rancio franquismo oficial. Se estimulan, torpemente, unos a otros.

Ya hace un par de años, SM el Rey Don Juan Carlos nos trazó un perfil de ZP: Un "ser humano íntegro", "muy honesto" y "que no divaga". "Él sabe muy bien hacia qué dirección va y por qué hace las cosas".

En un futuro no muy lejano, un día de estos, con una excusa amparada en una defensa frívola de la libertad de expresión, tan transgresora de la independencia del Poder Judicial como la del actual apoyo al juez Garzón; con el talante de crispación que a ZP parece sustraerle tanto, y en ayuno nostálgico de otro 11-M, podría no desentonar que la próxima convocatoria de elecciones que pudiera hacer ZP viniera acompañada por cualquier “espesita de la ceja” dirigiendose a un diputado de la oposición con la misma premonitoria imprecación que Dolores Ibarruri, la “Pasionaria”, le dedicó a Calvo Sotelo el 16 de junio de 1936 en el Parlamento de España.

Todo queda claro, con cuatro millones de parados, con la libertad de expresión transmutada en “libertad de tensión” y el Estado de Derecho convertido en “Estado de Deshecho”, ZP "sabe muy bien hacia qué dirección va y por qué hace las cosas"….....…........
.........¡Solo, porque a ZP le conviene que haya tensión!
.

.

3 comentarios:

María M dijo...

Sólo imagínense que se hubiera reunido para alabar el franquismo... Estarían todos detenidos.

FOTELIAS dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=r1dai8HJewI

Anónimo dijo...

El Rey, lamentablemente, pienso que se equivoca en su comentario sobre ZP: ser humano íntegro, muy honesto y sabe por qué hace las cosas. ZP juega con las personas y con el poder luego no es íntegro; ni olvida ni perdona luego no es honesto y va directo a establecer la tercera república luego sabe muy bien por qué hace las cosas, respetará al Rey hasta su falleimiento para después declarar que España o los españoles deseamos (¿?)la tercera república. ¡Qué agudo estuvo el Rey!. ¡Después de mí, el diluvio!