martes, 6 de abril de 2010

El “CATOLICISMO UNIVERSAL” DEL MARXISTA BONO, SU “EXTREMA DERECHA”, Y CAROD-ROVIRA

En una reciente y “pastelera” entrevista, muy a tono con el propio nombre del programa, “Los Desayunos de TVE”, el presidente de Las Cortes, José Bono, estos días cuestionado por la prensa en lo que se refiere a la declaración de parte de su patrimonio a Hacienda, pretendía eludir el tema haciendo referencia a una “extrema derecha” que, según sus palabras, “se mezcla con calumniadores en los medios y son los que lo ensucian todo" y que "Hoy siguen siendo fascistas. Toda España sabe en qué lugar, en qué locutor, en qué programa se solaza la extrema derecha". - Quizá lo que no sepa toda España es la procedencia de José Bono, hijo de falangista, y amamantado en las ubres marxistas del Partido Socialista Popular (PSP) de Tierno Galván.


Pero, quizá, lo que sí sabe toda España es que, siendo Ministro de Defensa, de forma oportunista, denunció haber sido agredido en una manifestación de la AVT. Denuncia por la que se detuvo ilegalmente a dos manifestantes y por la que, posteriormente, dos policías fueron condenados por coacciones y falsedad en el atestado, quedando probado que José Bono no sufrió agresión alguna. Lo que pocos se acuerdan es de las visitas del señor Bono a la cárcel de Guadalajara y su apoyo a Barrionuevo y Vera, al entorno del GAL, condenados por el secuestro del ciudadano francés Segundo Marey.

Lo que si sabe toda España es sobre la farsante actitud de “católico profesional” de este marxista-socialista.

Lo que si sabe toda España es sobre la retirada por el patriota marxista-socialista José Bono del lema de la Academia de Suboficiales de Talarn (Lérida) "A España, servir hasta morir".

Lo que sí sabe toda España es que fue Bono el que, en su primera labor en el cargo, retiró las tropas de Iraq porque, este curioso ministro marxista-socialista de Defensa, “prefería morir antes que matar”, provocando que las tropas abandonaran su puesto de batalla entre gritos de ¡¡¡Gallinas…., gallinas!!!

Lo que sí sabe toda España es sobre el implante capilar en la marxista calva del señor Bono.

Lo que no sabe nadie en España, pero sí querría saber toda España, es como el señor Bono ha llegado a ser propietario marxista-socialista de esa Hípica Almenara, en las cercanías de Toledo, y que supuestamente no ha declarado a Hacienda, aunque parece que le generan más de 350.000.- euros al año de beneficios. Qué despiste más tonto !!!

Lo que no sabe nadie en España, pero sí querría saber toda España, es cómo el señor Bono, con su sueldo de político, es capaz de comprar a su hijo un piso de un millón de euros.

Lo que no sabe nadie en España, pero sí querría saber toda España, es como el señor Bono ha llegado a tener el patrimonio que tiene, procediendo de una humilde familia, con los salarios correspondientes a los cargos políticos que siempre ha ocupado.

Lo que no sabe nadie en España, pero sí querría saber toda España, es como a un marxista-socialista, “católico profesional” por más señas, solo se le cae el pelo y no la cara, de vergüenza, de tanto mentir por la derecha, por el centro y por la izquierda, y de esconder sus millonarios ingresos en un país con cuatro millones de parados.

Lo que no parece nadie darse cuenta en España es que este señor Bono es una exudación del régimen que ZP pretende instaurar. Un histriónico personaje que en campaña electoral simulaba regalar su reloj personal a quien, con fervor, se le acercaba, para inmediatamente reponerlo en su muñeca de una caja que llevaba su ayudante y preparar su próximo "detalle personal". Un personaje que quiere ser la novia en la boda y el muerto en el entierro.

Lo que no sabe nadie en España es que, cuando el señor Bono se declara católico, no se refiere a su pertenencia a la Iglesia Católica de Roma, sino a su vocación de universalidad relativista de querer estar en todas partes. A su vocación “católica universal” de querer aparecer como moderado y estar en un gobierno radical de izquierdas. A su vocación “católica universal” de ser el candidato de oposición de ZP a la presidencia y entrar, posteriormente, en su gobierno. A su vocación “católica universal” de querer abandonar su puesto de Ministro de Defensa y la política para atender a su familia, y acabar como Presidente de Las Cortes. A su vocación “católica universal” de ser socialista y millonario. A su vocación “católica universal” de católico y romano y desafiar a la propia Iglesia Católica votando a favor del aborto. A su vocación “católica universal” de tolerancia y descalificar como extrema derecha a aquellos que no piensan como él. A su vocación “católica universal” de pretender, como Ministro de Defensa, aparecer apoyando a las Víctimas del Terrorismo en una manifestación, pero siempre que él fuera la víctima, aun a costa de mentir y meter en la trena a dos inocentes. – Este es el “catolicismo universal” de Bono.

Esto de partidos extremos y centrados, de derechas e izquierdas, de geometría política, vacía de ideas y llena de prebendas, asimétrica y oportunista, es el “catolicismo universal” al que se refiere el relativista señor Bono. – Aparte de gustarle aparecer como de izquierda moderada, el señor Bono, parafraseándole, también, si es necesario, se mezcla y se solaza con aquellos que, como a E.T.A. o a Carod-Rovira, la derecha, simplemente la derecha, la derecha liberal o la democracia cristiana, les parece la “extrema derecha”. Es cuestión, no del lugar que ocupa la propia derecha, sino de la ubicua “catolicidad universal” del señor Bono que, como toda España sabe, es capaz, tanto de “comulgar rosquillas” con Zerolo, como de recrearse y compartir la perspectiva que la violenta ultra-izquierda política tiene a la hora de calificar a esa derecha.

Lo que quizá no se dé cuenta toda España es que entre el “catolicismo universal” del señor Bono y el nacionalismo parroquiano de Carod-Rovira, la distancia que les separa es la misma que la del Bono con perico y sin perico capilar.

Lo que el señor Bono sí sabe, pero le importa un bledo, es que ZP, su enemigo de siempre, le eliminará políticamente cuando tenga ocasión, pero lo dejará bien “cubierto”, no solo de su sostenible “perico” capilar, sino de “manteca socialista” que es lo que al “catolicismo universal” del señor Bono realmente le importa. Este es el juego político del sujeto que ocupa el tercer cargo institucional de nuestro país. Este es el nivel moral que disfrutamos hoy en la política de España.
.
.

6 comentarios:

jocarmube dijo...

Pese a lo afilado de tu pluma, aún has sido, querido amigo, extremadamente benévolo con este histriónico y esquizofrénico personaje.

María dijo...

Por supuesto, para Bono todo lo que esté a su derecha es extrema derecha, porque él está en la extrema izquierda, diga lo que diga.

Crispal dijo...

Hace algún tiempo César Alonso de los Ríos comentó en una entrevista que en una cena en la que se sentó al lado de Bono éste le dijo que era católico pero que no creía en la resurrección de Cristo. Al exponerle César Alonso de los Ríos la contradicción de su planteamiento Bono se rió y dijo: "Se nos está poniendo muy ortodoxo este César".

Anónimo dijo...

Una vez más el comentario de D. Juan Luis Cuñat pone el dedo en la llaga y de forma machacona pero elegante va contando las verdades del barquero. Me gustaría saber si ha habido alguien que le haya hecho llegar, al Sr. Bono, esta "Reflexión" porque si es verdad se le debería caer la cara de vergüenza, pero....¿y si es mentira?, No le creo, pero que lo denuncie.

Álvaro dijo...

Buenísimo (y acertadísimo) lo de "Un personaje que quiere ser la novia en la boda y el muerto en el entierro".

Y para un análisis del "caso Bono" en clave de la peor política, pinchar aquí.

Rafael del Barco Carreras dijo...

JOSÉ BONO Y URBIS VS. CAJA SUR O LA REBAJA DEL SUELDO A LOS FUNCIONARIOS.



Rafael del Barco Carreras



24-05-10. Si a diario se añade un nombre a la Gran Corrupción, no es menos cierto que nada hay nuevo bajo el sol. Las fórmulas son las de siempre. Cuando aun no ha terminado el juicio del Caso Hacienda de Barcelona, donde se acusa a Núñez y Navarro de abaratar unos pisos a favor de inspectores de Hacienda, nos salta que Reyal-Urbis hace lo propio con el presidente del Congreso. Urbis una de las inmobiliarias clave en “Barcelona, 30 años de corrupción” y por lo tanto en este juicio. A resaltar que los Núñez son una empresa privada productiva, y Urbis ha servido de siempre para que roben políticos y financieros.



Un comentarista añade a mi escrito de ayer sobre el citado en el juicio, Antonio de la Rosa Vázquez, y su hijo, el acusado Javier de la Rosa;

“sin duda nuestra gran
preocupación es tener un país limpio, algo difícil ya que a lo
largo de la historia siempre están
ahí”,

y no es que “estén ahí”, lo abarcan todo y prácticamente han arruinado el País.



Lo de Bono no deja de ser una más de las anécdotas que si me dejan huella (y al parecer no extrañan ni ofenden demasiado a la sociedad en general) es porque a mi por mucho menos ¡muchísimo menos! tras tres años de cárcel me condenan por encubrir a Antonio de la Rosa, pura corrupción la condena y cárcel. Pero existen tantos “bonos”, de derecha e izquierda, que alguien con mi propósito, es decir, entender mi propia vida y circunstancias, me desbordarían, y a decir verdad solo involucro a mis escritos aquellos nombres que remueven, si no ya la conciencia pública, si la mediática de unos atacando y otros desmintiendo o “encubriendo”. Fórmula ésta, la de las acusaciones cruzadas, que permite tejer un tapiz bastante completo de lo que sucedió o sucede.



Y sin relación aparente, aunque mucha a mi entender, se interviene Caja Sur. Otro nombre, Castillejo, un cura. De entrada se me ocurre que esa intervención, sumada a otras cajas y caixas, en lo que se ha llamado “intervenciones virtuales”, dejan sin sentido las cifras del famoso decreto en que se rebaja el sueldo de los funcionarios. Por de pronto, se dice, en Caja Sur 500 millones de euros, que serán el doble, triple o más. La Caixa de Cataluña de Narcís Serra, con cifras antes de la fusión de 60.000 millones de euros de “activos” y en práctica “intervención virtual”, necesita y necesitará tras la fusión más que los 15.000 millones de ahorro de las medidas anticrisis de Zapatero.



Algún creyente del Sistema me contestará que no tiene nada que ver la rebaja del déficit público con las regulaciones e intervenciones en el Sistema Financiero. Un empacho jurídico o de simples cursillos de economía conducen a esa conclusión. Pero en nuestro País, todo concluye en una “caja única”, Banco de España, y el Sistema Financiero no solo ha desestabilizado los ya imposibles Presupuestos Generales del Estado (o viceversa), sino amenaza acabar con ese “estado del bienestar” tan discurseado.



Nunca tan pocos acabaron con tanto esfuerzo ajeno.