jueves, 23 de septiembre de 2010

Rubalcaba, como “común denominador”

.

En la eufemísticamente denominada “Sesión de Control al Gobierno”, la del miércoles de esta semana, en el turno de preguntas al Gobierno, un diputado del PP requirió al Ministro del Interior sobre por qué requieren un "enfoque especializado todas las investigaciones que afecten a cargos públicos o personas de relevancia". A la vista de las naturales, biográficas y acostumbradas inclinaciones del señor Rubalcaba, la pregunta no carecía de sentido. - El Ministro del Interior, incómodo por la pregunta, se dirigió al Presidente de la Cámara, Sr. Bono, en referencia al diputado del PP: “A veces, Sr. Presidente, me…, me…, me pregunto hasta dónde uno tiene que soportar en esta Cámara este tipo de intervenciones…. me lo pregunto muchas veces” - Su tartamudeo reflejaba su perturbación personal, y ese modo inconfundible de “decir sin decir” del ministro Rubalcaba.

En ese estilo astuto de los “hijos de este mundo”; en ese estilo “rubalcabesco” de avisarte que ha ordenado detenerte y que, a su vez, comporta implícitamente la demanda de agradecimiento a la víctima por haberle avisado, e invitarle a sufrir el Síndrome de Estocolmo; en ese estilo tan personalmente suyo del “voy a hacerte una oferta que no podrás rechazar”, la verdad es que no pude evitar el evocar la anticipación de Dolores Ibárruri, la “Pasionaria”, en su última alusión parlamentaria a Calvo Sotelo….. “Me pregunto hasta dónde uno tiene que soportar….!!! – ¡Caramba! ¿No sabe el Sr. Rubalcaba hasta dónde un ministro tiene que soportar las preguntas de control de la oposición? ¿No conoce la intervención de su colega Hernández Moltó y su "Míreme a la cara" a Mariano Rubio, y hasta dónde llega el PSOE en sus intervenciones parlamentarias?– También, es natural que la pregunta que se hace el ministro solo se le puede ocurrir a una mente totalitaria. Una pregunta a la que, desde una postura democrática, solo cabe responder que las intervenciones de la oposición las tendrá que soportar hasta que la oposición y los ciudadanos estén satisfechos con la respuesta. ¿Qué otro recurso le implora Rubalcaba al Presidente de la Cámara? ¿Qué ideas pasan por la cabeza del sinuoso ministro? … Es un personaje cuyo subconsciente le traiciona las pocas veces que se encuentra aturdido.

De “Mr. X” ... a “Mr. Z”…, de portavoz del Gobierno del GAL … a la colaboración con banda armada del “Faisán”…, ”…, de la lírica guerra-civilista de Dolores Ibárruri, la “Pasionaria”, a sus explicaciones en las Sesiones de Control como miembro del actual Gobierno. – Toda una trayectoria la de este Pérez Rubalcaba, ministro de un gobierno del Partido Socialista, o lo que sea, que aún está por mostrarnos sus “mejores días” en las próximas Elecciones Generales.

En esta memorable intervención, Rubalcaba, inconscientemente, parece igualmente asumir la corrupción en su propia casa socialista al acusar a la oposición de “mirar para otro lado” en los temas de corrupción. Quizá, una vez más, su subconsciente le traicione al sugerirle que el PSOE no necesita “mirar para otro lado”, al tenerla a mano, en abundancia, en su propia casa.

Rubalcaba acusa al PP de ser líder en cuanto a corrupción. Les imputa, sin que se le mueva una ceja, ser “…..los únicos que cuando tienen un caso de corrupción en lugar de arremeter contra los presuntos corruptos lo hacen contra la policía, los jueces y los fiscales, los únicos, que para “limpiar su basura” se la echan a las instituciones del Estado. Vds. son los únicos que hacen eso, el resto de los grupos de esta Cámara limpiamos nuestra casa, Vds. no, Vds. no….” - El mundo al revés, el famoso “ventilador” que Alfonso Guerra dirigía sobre la porquería para ensuciar a todo el mundo resulta que lo ha inventado la derecha.

El ministro Rubalcaba terminó su soflama parlamentaria con recomendaciones para que el PP “lejos de manchar las instituciones del Estado limpien su casa, que necesita toneladas de lejía y toneladas de desinfectante” - En el tradicional cinismo y mendacidad del que España necesita “un gobierno que no nos mienta”, y de que “toda la verdad se acabará sabiendo”, ¿A qué tipo de “desinfectante” se refiere el que era portavoz del Gobierno de los GAL? ¿Al de la cal viva que utilizó el GAL con Lasa y Zabala? – Cuando este hombre habla de “desinfectantes” da miedo, y siempre hay que llevar cuidado con quien fue Ministro de la Presidencia y de Relaciones con las Cortes durante el GAL.

Toda una trayectoria la de estos seguidores de Pablo Iglesias, que cada vez que “ocupan” el gobierno nos llevan a situaciones límite de paro, económicas, de corrupción y de inmoralidad, cuando no de connivencia con los enemigos interiores y exteriores de nuestro país. Un partido, el PSOE, que no tiene reparo moral - ¿cómo iba a tenerlo? – en mantener de ministro a un personaje como Pérez Rubalcaba, "común denominador" de “Mr. X” ... a “Mr. Z”…, de portavoz del Gobierno del GAL … a la colaboración con banda armada del “Faisán”…, de la lírica guerra-civilista de Dolores Ibárruri, la “Pasionaria”, a sus explicaciones en las Sesiones de Control como miembro del actual Gobierno.

¿Quién manda en el PSOE? ¿”Mr. X” y la “Vieja Guardia”? ¿”Mr. Z”? ¿Rubalcaba, Mr. Blanco, la “Vice-Capitana” Khan, Luis Roldan o la “mafia calabresa”?….. ¡Qué más da! - No, cuando esta vez habló Rubalcaba en las Cortes no pude evitar el evocar la rotunda anticipación de Dolores Ibárruri a Calvo Sotelo. El mismo estilo literario del que se sabe con los recursos del poder, e insinúa sin decir.

Lo que necesitamos es un gobierno y una oposición, unos políticos, que no nos corrompan la vida de nuestro país, moral, social y económicamente. Ministros que no sean profesionales de la mendacidad; políticos a los que no les pasen extrañas ideas por la cabeza; que no sean obscenamente millonarios y reclamen derechos para los trabajadores después de haberlos recortado y antes de irse al Caribe o de crucero por el Báltico; que no imploren e insinúen restricciones a la libertad de expresión, y se pregunten hasta dónde tienen que soportar preguntas cuando les ponen delante de sus biografías personales y de su propia responsabilidad.

¡Dios mío! - ¿En manos de quiénes estamos? ¿De un Gobierno que nos dice la verdad? ¿Está Vd. seguro? ……………. A todas estas, el Rey enfermo y sobrecogido, Rajoy despachando con Arriola, y Rubalcaba como “común denominador” en los treinta últimos años del PSOE…………. ¡Bonito panorama de futuro nos ofrecen algunos personajes políticos!